Usted está aquí :
Los Foyers de Charité de Marta Robin

Los Foyers de Charité de Marta Robin

La gran obra confiada a Marta Robin

La gran obra que Jesús deseó y confió a Marta Robin, una sencilla campesina de la remota campiña francesa, dio origen a los Foyers de Charité. Esta humilde mujer, gravemente discapacitada y postrada en cama durante casi toda su vida, vivió un encuentro decisivo con el Señor que la transformó totalmente ¡Fue ella a quien el señor decidió llamar de una manera muy especial!:

En 1933 Marta recibió la revelación interior de Cristo sobre los "Foyers de Charité", que él llamó "la gran obra de mi amor". Cristo le reveló su proyecto, que debía comenzar muy sencillamente con la fundación de una pequeña escuela parroquial en su comuna: Châteauneuf de Galaure. En 1934 la escuela abrió sus puertas gracias a la obra del padre Faure, quien era el cura de la parroquia en ese entonces. Se trataba de una escuela para chicas jóvenes que en sus inicios contaba con siete chicas, internas y semi internas. A Marta le gustaba recordar el comienzo de la obra de esta manera: "Es a través de la oración de los niños que se funda un Foyer(hogar). Todas las grandes obras de Dios comienzan con la oración.”

El 10 de febrero de 1934 se llevó a cabo el encuentro decisivo entre el padre Georges Finet y Marta Robin. Este sacerdote de Lyon, que tenía altas responsabilidades en la educación católica, fue el encargado de traerle a Marta una estatua de "María Medianera de todas las gracias" para la nueva escuela.

El primer encuentro duró tres horas. Marta se sintió muy emocionada al conocer al Padre Finet, a quien ya había visto espiritualmente dos veces y del que Jesús le había hablado previamente: "El sacerdote que yo prepare para su establecimiento (de la obra) y su inmenso desarrollo será un apóstol y hará magníficas conquistas de numerosas conversiones”.

Al final del encuentro, Marta explicó al padre la expectativa de Jesús y luego comenzó la gran aventura de los "Foyers de Lumière, de Charité et d'Amour" (hogares de luz, caridad y amor). Marta insistió mucho en el papel de los laicos para esta obra: la Iglesia será "totalmente rejuvenecida por el apostolado de los laicos". Los laicos tendrán un papel muy importante en la Iglesia...".

El primer Foyer de Charité (hogar de caridad) fue fundado en 1936, en el pequeño pueblo de Drôme, en Châteauneuf de Galaure (Francia).

¿Qué es un Foyer de Charité?

Un Foyer de Charité (hogar de caridad), es antes que nada, una comunidad de personas, conformada principalmente por laicos. Esta comunidad está a cargo de un sacerdote, que es el padre del foyer.

Hoy en día, hay 1000 personas comprometidas de por vida a ser miembros de los Foyers de Charité. Estas personas pueden ser solteras o casadas, sacerdotes o laicos, y dedican sus vidas al servicio de la evangelización; ellos comparten su bienes y viven en comunidad, siguiendo el ejemplo de los primeros cristianos. Su cotidiano se divide entre la oración y el trabajo relacionado con la acogida de las personas que hacen los retiros.

Los miembros del Foyer tienen otras actividades en todo el mundo, por ejemplo, se encargan de los dispensarios o de los hogares para niños huérfanos. A través de este trabajo buscan aliviar el sufrimiento y mostrar la presencia de Dios.

La misión principal de los Foyers de Charité es ofrecer retiros espirituales para la formación cristiana, los cuales presentan una síntesis de los fundamentos de la fe católica. Son retiros en silencio, lejos del mundo, que permiten recargar las baterías a los asistentes. Estos retiros están abiertos a todos, sin importar su situación. De hecho, cada persona puede hacer un análisis de su vida, aprender lo que es la fe católica, encontrar la calma y la paz antes de tomar una decisión, etc.

Desde 1986 la labor de los Foyers de Charité ha sido reconocida por el Consejo Pontificio para los Laicos como una asociación internacional de fieles de derecho pontificio. Cada Foyer está unido a la iglesia diocesana.

Los Foyers de Charité en la actualidad

 Los Foyers de Charité son una obra católica internacional. Actualmente hay 80 Foyers que han sido abiertos en 42 países (Europa, África, América y Asia) y a pesar de que cada Foyer se adapta a la realidad local del país donde es fundado, todos están unidos en el mismo espíritu.

En todos los lugares los Foyers participan en el "Nuevo Pentecostés del Amor” al ser centros fuente de evangelización en el mundo actual, que quieren fortalecer y animar a los cristianos en su fe, además de dar la posibilidad a todas las personas de encontrarse con Cristo.

En el mundo, hay siete escuelas fundadas por los Foyers de Charité que ofrecen una educación cristiana, lo cual prueba que la influencia mundial de la obra de Marta Robin es inmensa y sus frutos abundantes.