San Juan María Vianney

129829-saint-cure-d-ars

La paciencia del amor

“Si hubiera tres como tú en la tierra, mi reino sería destruido" le dijo Satanás: "¡no es de extrañar que la Iglesia lo haya hecho el patrono de los sacerdotes del mundo! Era impetuoso, impaciente, pero su amor por el Señor estaba ardiendo. De María dijo: "Ella es mi afecto más antiguo; la amé incluso antes de conocerla. La Virgen lo convirtió en un ángel de bondad, de paciencia: durante días enteros en el confesionario absolvió a los pobres pecadores... Convirtió su parroquia, dio un nuevo sentido al sacerdocio después de la devastación revolucionaria y más que nunca intercedió por los pecadores.

(Encuentra otros santos en la guía de santos de Hozana)

Biografía de San Juan María Vianney

Juan María Vianney nació en Dardilly, cerca de Lyon (Francia), el 8 de mayo de 1786. Sus padres eran campesinos muy devotos y llenos de fe. Su madre le enseñó la vida cristiana y, desde una edad muy temprana, el pequeño mostró un gran interés por el Señor y la Virgen María. De hecho, a la edad de nueve años fue a la escuela de Dardilly, donde no duró mucho tiempo pues consideraron que era más útil trabajar como agricultor. Luego, en un contexto marcado por la revolución, el pequeño Juan Maria hizo su primera comunión y su primera confesión clandestinamente.

A los diecisiete años expresó su deseo de convertirse en sacerdote. Su madre estaba muy contenta, pero su padre no podía aceptar tal decisión porque lo necesitaba para el trabajo en la granja. Sin embargo, dos años más tarde, su padre finalmente aceptó su vocación, pero Juan Maria no tenía los estudios necesarios para entrar en el seminario. Entonces, el Padre Balley,  párroco de Ecully, se hizo cargo del joven y gracias a él pudo comenzar su aprendizaje. A lo largo de sus estudios, el joven Juan Maria se mostró piadoso, humilde y guiado por un gran espíritu de penitencia, aunque tuvo muchas dificultades en la escuela, especialmente con la memorización del latín. De hecho, hizo una peregrinación a la tumba de San Juan Francisco Régis en Lalouvesc (Francia), y allí recibió la gracia de poder terminar sus estudios. En 1807, recibió la confirmación y tomó a San Juan Bautista como su santo patrón. En 1809, Juan Maria fue reclutado para unirse al ejército de Napoleón, pero debido a diversas circunstancias no pudo ir al frente. En 1811 recibió la tonsura y se fue al seminario menor de Verrières (Francia).

Luego,  el 13 de agosto de 1815, cuando tenía 29 años, Juan Maria fue ordenado sacerdote y nombrado coadjutor en Écully (Francia). En 1818, el obispo lo nombró párroco en Ars, e inmediatamente se puso a trabajar en la tarea de convertir a sus feligreses y hacerlos volver hacia una vida santa. Durante sus años de servicio, el cura de Ars no dejó de hacer un llamado a sus fieles a volverse al orden y a la santidad, por lo cual constantemente les invitaba a rechazar el pecado. De hecho, por dar sermones tan severos fue calumniado y perseguido. A pesar de la persecución el santo sacerdote siguió trabajando en Ars, participando en la renovación de la parroquia y en la fundación de una escuela en el pueblo, así como de un orfanato llamado "Providencia", donde ocurrieron varios milagros.

Aunque vivía muy pobremente, el cura de Ars se preocupaba por embellecer su iglesia con renovaciones y decoraciones. De hecho, ponía todo su empeño al celebrar las misas, por lo que Ars era conocido por la belleza de sus oficios. Además de esto, las procesiones del Corpus Christi tenían un brillo excepcional en aquel entonces. Durante treinta años, el padre Vianney recibió ataques directos del demonio, a quien llamó "el Arpeo" y cuando el santo cura llegaba al final de su vida, las multitudes acudían a Ars: se presume que hasta 120.000 personas le visitaban cada año. Debido a lo anterior, la influencia de aquel, a quien ya llamaban santo, crecía milagrosamente y muchos viajeros deseaban confesarse con el Padre Vianney; incluso, él llegó a pasar hasta quince horas en su confesionario.

De hecho, de manera similar a la de San Padre Pío, Juan Maria era conocido por tener el don de examinar las almas y obtuvo muchos milagros por la intercesión de Santa Filomena, "su santita".

Por último, luego de trabajar incansablemente durante más de cuarenta años, comiendo y durmiendo muy poco, murió el 4 de agosto de 1859 en Ars-sur-Formans (France).

Los milagros del Cura de Ars

El santo Cura de Ars era un hombre de oración y penitencia, lo cual le permitió obtener muchas gracias. De hecho, se han relatado muchos acontecimientos extraordinarios que se dieron gracias a su intercesión. Con respecto a esto, el santo cura le confió a un amigo: "Obtuve del Señor todo lo que quería, para mí y para los demás".

Las multiplicaciones en el orfanato

Un día, cuando en el orfanato no quedaba masa para hacer pan, envió al cocinero a amasar lo que quedaba y la masa se multiplicó milagrosamente. En otra ocasión, el granero estaba vacío, y el santo cura colocó una reliquia de San Juan Francisco Regis en una pequeña pila de trigo que se multiplicó: de hecho, no tardaron en llamarlo para presenciar el milagro, pues la puerta ya no podía abrirse porque el granero estaba repleto de trigo. 

Las curaciones milagrosas

Varias veces el santo sacerdote obtuvo sanaciones milagrosas. Por ejemplo, así sucedió con un pequeño niño paralizado: el padre Vianney pidió a la madre del niño que rezara a Santa Filomena en la capilla y cuando regresó, ya el pequeño podía correr libremente.

La historia del Cura de Ars después de su muerte

El cuerpo del Cura de Ars

Actualmente, el cuerpo del santo cura de Ars se encuentra exhibido en una urna, en la Basílica de Ars. De hecho, este fue encontrado incorrupto cuando abrieron su tumba, al final del proceso de beatificación. Si se visita la casa donde nació, en la comuna de Dardilly, se puede leer una nota en la que el santo cura pide ser enterrado en la bóveda familiar del cementerio de su ciudad natal.  Además, en el museo de cera de Ars hay una segunda nota donde el párroco dice que deja su cuerpo a disposición del obispo después de su muerte. Por esta razón, en un primer momento fue enterrado en la iglesia parroquial de Ars. De hecho, la iglesia de San Juan María Vianney en Dardilly tiene una reliquia del brazo del santo expuesta en un relicario, y mientras estaba aún en vida, el escultor Cabuchet le hizo un pequeño busto de cera a San Juan María Vianney. Además, en 1867, Cabuchet hizo la famosa estatua de mármol que ahora reposa en la Basílica de Ars.

La Canonización de San Juan María Vianney

El 8 de enero de 1905 el Papa Pío X proclamó la beatificación de San Juan María Vianney, a quien declaró "patrono de todos los sacerdotes de Francia". El 31 de mayo de 1925 Pío XI lo canonizó y en 1929 lo declaró el "patrono de todos los sacerdotes del universo".

La influencia de Ars

La influencia del santo cura fue notoria. De hecho, se fundó un convento carmelita en Ars, donde las monjas rezan constantemente por la santidad de los sacerdotes. Actualmente, Ars es un lugar de peregrinación muy importante, hasta el punto que el Papa Juan Pablo II lo visitó el 6 de octubre de 1986. En esta ciudad se organizan retiros para sacerdotes y fieles, de modo que la pequeña ciudad del santo cura se ha convertido en el centro de oración de la comunidad laica de Chemin Neuf (comunidad católica francesa).

Los sermones, citas y oraciones del Santo Cura de Ars

El Cura de Ars tocó profundamente los corazones con sus palabras y es muy famoso por sus memorables sermones, de los cuales se han extraído muchas citas, que son muy hermosas. A continuación te presentamos los principales temas de sus homilías:

  • La Virgen María
  • La oración
  • La confesión y la misericordia de Dios
  • El Sacramento de la Eucaristía y la Comunión
  • El sacerdocio del cura

De hecho, existen muchas oraciones y frases del Cura Ars. San Juan María Vianney ya era conocido en vida por obtener muchas cosas de Dios. Incluso hoy en día muchos cristianos le rezan para obtener la ayuda del Señor: muchos rezan la novena al Santo Cura de Ars, la oración por la intercesión del Santo Cura de Ars y de Santa Filomena, el acto de amor del Santo Cura, la oración por los sacerdotes, la oración por las vocaciones. También existe el rezo del rosario en el cual se medita cada misterio del rosario (los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos) con las palabras del Cura de Ars.