Santa María Goretti: biografía, historia, oraciones

129834-sainte-maria-goretti

Un corazón sin ataduras

Puesto que se rehusó a dejarse violar, María muere a los 11 años de 14 puñaladas propinadas por su joven vecino: “Quiero que también él venga conmigo al paraíso. Que Dios lo perdone, porque yo ya lo he perdonado”, alcanzó a decir la pequeña antes de entregar su alma… María era hermosa, pobre, precoz y de una gran fuerza interior: un corazón sin ataduras. Ella venció, pues en prisión su asesino se convirtió a Cristo. A los jóvenes del tercer milenio María les muestra sus lágrimas para que reine la victoria del amor sobre el odio: una valentía que llega hasta entregar su sangre, un perdón sin límites!

(Encuentra otras santas y santos en la Guía de Santos de Hozana)   

Biografía de Santa María Goretti 

María Goretti, apodada Mariette, nació el 16 de octubre de 1890 en Corinaldo, Italia. Su padre muere y ella vive con su madre y sus hermanos compartiendo la misma casa con los vecinos: un hombre lisiado y su hijo de 17 años. Mientras que su madre y sus hermanos trabajan en los campos, María se ocupa de los oficios domésticos y cuida a sus hermanos  jóvenes. El 5 de julio de 1902, cuando María aún no había cumplido los 12 años, sucede el drama. 

Mientras María cuida de su pequeña hermana, entra a la habitación Alessandro, el joven vecino. La empuja brutalmente hacia la cocina y la atrae hacia él. María, visiblemente perturbada grita: “detente ¿Qué haces?”, a lo que él responde: “!cállate o te mato!”. A pesar del miedo, María está completamente determinada y no cesa de empujarlo diciéndole: “detente, es un pecado, no es la voluntad de Dios”. Loco de ira, al entender que no lograría su cometido, agarra un cuchillo y la apuñala salvajemente 14 veces; mientras ella se desploma en el suelo, él huye a encerrarse en su habitación. 

María se arrastra hasta el rellano del pasillo pidiendo ayuda, los vecinos acuden y descubren las horribles heridas, hacen llamar al médico quien llega junto a la madre; María es extendida en su cama, agonizante. A su vez, los policías llegan y protegen al joven, quien de no ser por ello, hubiese sido acribillado en el campo por los vecinos encolerizados. La ambulancia transporta a María al hospital, mientras que el joven es llevado a prisión. 

La pequeña joven sufrirá una terrible agonía en el hospital, llena de valentía, soporta el sufrimiento y manifiesta incluso alegría de ver llegar al sacerdote: “tú me traes a Jesús!”, “Sí María, le responde él, pero como Jesús perdonó a sus verdugos, perdonas tú a quien te hizo esto?”. Luego de una breve vacilación María respondió: “Sí, por el amor de Jesús, lo perdono y quiero que esté algún día en el paraíso conmigo”. 

María recibe la comunión, la extremaunción y también la medalla de los Niños de María. Algunas horas más tarde, el 6 de julio de 1902, María muere con un aire sereno y tranquilo.

La historia de Alessandro después de la muerte de María 

En el transcurso del proceso penal de Alessandro, Assunta Goretti, la madre de María declara a su vez: “Señor presidente, yo lo perdono de todo corazón”. Alessandro es condenado a treinta años de prisión, habiendo evitado la cadena perpetua por el hecho de ser menor de edad. Alessandro Serenelli es encarcelado en la penitenciaría de Noto en Sicilia. Es un prisionero difícil, temido por los presidiarios y despreciado por los guardias. 

No obstante, en su corazón endurecido se abre una pequeña brecha cuando en 1910 tiene un sueño: él ve a María en un jardín dándole flores. En ese momento, una chispa de arrepentimiento nace en él. Poco después, recibe la visita del obispo de la diócesis, Alessandro se mantiene hermético, pero el obispo le dice: “Alessandro, me parece que tal vez hubo una cosa que ha ignorado, una cosa muy importante”. El prisionero se muestra de repente interesado y el obispo prosigue: “¿Sabía usted que antes de morir María lo perdonó?”; casi de inmediato, Alessandro estalló en un llanto amargo, con el rostro cubierto entre las manos. El obispo lo deja sollozar, luego recibe su confesión y ante su sincero arrepentimiento le da la absolución: “Yo lo absuelvo de sus pecados, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Desde ese momento, la actitud del prisionero cambia radicalmente, adquiere bondad, comienza a orar, a leer la biblia y pasará los diecinueve años restantes en prisión comportándose de manera ejemplar.

En 1929 Alessandro fue puesto en libertad. En 1934 toca a la puerta de Assunta, la madre de María y tras un breve intercambio de palabras le dice: “Mi redención no será completa si no obtengo su perdón, Assunta, ¿podrá usted algún día perdonarme?”. Ella le da esta respuesta: “Hijo, mi Marietta te perdonó, el buen Dios te perdonó y yo también te perdono”. Posteriormente, Alessandro se hizo miembro de la tercera orden franciscana y jardinero del convento de los capuchinos. Murió el 6 de mayo de 1970 a los 87 años en el convento de Macerata, dejando un testamento muy edificante.        

María Goretti fue canonizada, como virgen y mártir el 24 de junio de 1950 por el papa Pío XII. Una multitud impresionante se reunió en la plaza de San Pedro, incluyendo a su madre Assunta. Por primera vez, una madre asiste a la canonización de su hija. Mariette es celebrada el día de su nacimiento en el cielo, el 6 de julio. Esta joven santa es la patrona de la juventud y de la pureza. 

Oraciones a Santa María Goretti 

Oración para obtener una gracia 

Niña de Dios, tú que has conocido tan pronto
la dureza y el cansancio,
el dolor y las breves alegrías de la vida;
tú que has sido pobre y huérfana,
y que has amado al prójimo incansablemente,
haciéndote sierva humilde y diligente;
tú que has sido buena sin enorgullecerte
y que has amado al amor
por encima de todo lo demás;
tú que has derramado tu sangre
por no traicionar al Señor,
y que has perdonado a tu asesino,
deseando para él, el paraíso,
intercede y ruega por nosotros al Padre,
para que digamos “Sí” al designio de Dios sobre nosotros.
Tú que eres amiga de Dios
y lo ves cara a cara,
consíguenos de Él
el favor especial que te pedimos: (Hacer la petición) 
Te agradecemos,
Santa María Goretti,
Niña de Dios, el amor a Dios y a los hermanos
que has sembrado ya en nuestro corazón.
Amén.

Oración a Santa María Goretti patrona de la pureza

Santa María Goretti

¡Oh Santa María Goretti quien fortalecida por la gracia de Dios, no dudó ni siquiera a los doce años en derramar su sangre y sacrificar la vida misma para defender su pureza virginal, mira con benevolencia a la infeliz raza humana que se ha desviado lejos de la senda de la salvación eterna. 

Enséñanos a todos, y especialmente a los jóvenes, con qué valor y prontitud debemos huir por amor a Jesús de todo aquello que pueda ofenderle o manchar nuestras almas con el pecado. Obtén para nosotros de nuestro Señor la victoria en la tentación, el consuelo en los dolores de la vida, y la gracia que te rogamos fervientemente

(Aquí mencione su intención), 

...para que podamos algún día gozar contigo de la gloria imperecedera del Cielo. 

Amén.”

Invocación: 

Santa María Goretti, procura pedir a Jesús el otorgarme la gracia de ser puro(a) en medio de las tentaciones cotidianas que me rodean. Sin importar cual sea el costo, permíteme ser siempre fiel a Dios. Amén. 

Por último, existe también una novena dirigida a Santa María Goretti.