Usted está aquí :
Novena de oración: ¿por qué, cómo y cuándo hacer una?

Novena de oración: ¿por qué, cómo y cuándo hacer una?

La novena (del latín novem), tal como lo propone la Iglesia Católica, consiste en orar durante nueve días consecutivos, generalmente para confiar una intención a Dios o pedir una gracia particular. Esta forma tradicional de oración, muy popular y fomentada por la Iglesia desde la Edad Media, recurre generalmente a la intercesión de la Virgen María o de un santo.

¿Por qué hacer una novena?

¿Por qué rezar nueve días?

Hoy en día, se considera que los nueve días de una novena generalmente se refieren a los nueve días entre la Ascensión y Pentecostés. En la Biblia, este período es para los discípulos y la madre de Jesús, un período de espera que ellos viven en oración. "Todos ellos perseveraron en la oración con un mismo espíritu" (Hechos 1: 14) al final del cual recibieron al Espíritu Santo. Por lo que, nosotros también podemos vivir la novena como un tiempo de oración a la espera de una gracia.

¿Es la novena la forma más efectiva de orar?

La novena no es en sí más efectiva que cualquier otra forma de oración. Lo que hace que la oración sea "efectiva", si se puede así decir, es sobre todo la calidad de nuestra presencia y de nuestro compromiso. De hecho, cuando nuestra oración va acompañada de un profundo deseo de abrir nuestro corazón a Dios para vivir su presencia real y ponernos en sus manos, entonces el Señor puede actuar y hacer que nuestros deseos se ajusten a su voluntad. Nuestra oración se vuelve entonces "efectiva" en la medida que permite para lo cual está hecha: acercarnos al Señor y hacernos descubrir la verdadera alegría que solo puede venir de Él.

La novena, en cambio, es una forma privilegiada de orar porque nos permite tomar tiempo para la oración: para poner una situación difícil a los pies del Señor, confiarle con devoción una intención particular, preparar nuestros corazones para recibir sus gracias, acoger al Espíritu Santo para que nos ayude a discernir...

¿Por qué pedir la intercesión de un santo?

La fe de la Iglesia Católica es que los santos "no dejan de interceder por nosotros ante el Padre"  y que "su cuidado fraternal es de gran ayuda para nuestra enfermedad" (Lumen gentium 49). Nuestros sufrimientos, nuestras pruebas y nuestros límites pueden ser llevados por los santos: desde el cielo ellos interceden por nosotros ante el Padre y colaboran con Él a favor de nuestras vidas. Recordemos esta palabra pronunciada por Santa Teresa de Lisieux e inscrita en la cruz de su tumba: "Quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra". ¡Se le atribuyen tantos milagros después de su muerte! Santo Domingo, en su lecho de muerte, quería tranquilizar a sus hermanos: "No lloren, seré más útil después de mi muerte y les ayudaré más eficazmente que cuando estaba en vida".

Entendemos mejor, entonces, por qué la intercesión de los santos se solicita a menudo en las oraciones católicas. Aunque, tradicionalmente, las novenas son dirigidas de forma particular: la novena a Santa Rita es, por ejemplo, muy popular, ya que la Santa es conocida por su "eficiencia". Santa Rita es al mismo tiempo patrona de casos desesperados, de parejas y de curaciones. Con tales responsabilidades, ¡no es de extrañar que tenga tanta demanda!

Los frutos de una novena 

Como con toda oración, los frutos de la novena son a veces los esperados, o a veces pueden ser otros. En cambio, tenemos la seguridad de que el Señor  responde a todas las oraciones dirigidas en nombre de Jesús, esto nos ha sido recordado varias veces en el Evangelio: "Cuando me pidan algo en mi nombre, yo lo haré." (Juan 14:14). 

Los frutos de una novena a veces toman formas muy concretas: desde el resultado de una situación complicada hasta un verdadero milagro, ¡abundan los testimonios! En algunos casos, los frutos no son visibles, pero de todos modos la novena  tiene incidencia en nosotros: por ejemplo, podemos sentir una gran paz, encontrar la fuerza para pasar por una prueba, aclararnos, encontrar el gusto por la oración, etc. Finalmente, a veces podemos terminar una novena y pensar que nuestra oración no ha sido respondida, o que el Señor la ha ignorado. En estas situaciones, solo el acto de fe que consiste en continuar creyendo que "todo contribuye al bien de los que aman a Dios" (Romanos 8:28) nos permite no desesperarnos. El Señor seguramente nos dará la gracia, algunos meses o, a veces, años después, para comprender cuál era su plan en ese momento de nuestra vida.

¿Cómo hacer una novena?

¿Cuándo comenzar una novena?

No hay necesidad de esperar una fecha específica para comenzar una novena: el mejor momento es sin duda cuando sentimos la necesidad o el deseo de hacerlo. Cada intención de oración importante que tengamos y cada gran discernimiento que debamos hacer es una oportunidad potencial para comenzar una novena.

Por otra parte, además de las novenas que podemos hacer en cualquier época del año según los hechos que afecten nuestra vida, la tradición propone rezar una novena antes de la festividad de un santo o de una gran festividad cristiana. En este caso, la novena comienza 8 días antes, de modo que el último día caiga en la fecha de la festividad. Entre las novenas anuales más comunes podemos citar, por ejemplo, la novena a San José, la novena a la Inmaculada concepción y la novena al Espíritu Santo para prepararse para Pentecostés.

Desarrollo de la novena 

Antes de comenzar una novena, podemos elegir la fecha de inicio de la misma, así como la hora del día y el lugar en que la rezaremos. Estas pequeñas decisiones nos ayudan a actuar y a ser fieles a nuestra novena. También podemos planear encender una vela para novena desde el primer día, que permanecerá encendida durante nueve días. Así mismo, es importante elegir el apoyo a nuestra novena. La forma más fácil es orar con una novena ya existente: hay muchas en Internet y en libros de oraciones. En Hozana se ofrecen muchas novenas durante todo el año, y todas pueden ser renovadas cuando lo deseen. Haz, por ejemplo:

El contenido de cada novena es diferente, pero la mayoría de ellas ofrece al menos una meditación diaria, a menudo escrita a partir de un pasaje de la Biblia o un libro espiritual, y una oración, dirigida con frecuencia a Dios a través de la intercesión de un santo. También es bueno presentar su oración poniéndose en presencia del Señor, por ejemplo, mediante la señal de la cruz y una palabra, y concluirla, por ejemplo, recitando un Padre Nuestro, un Ave María y Gloria.

Vivir la novena de todo corazón

Servirse del contenido existente para hacer una novena  es, por supuesto, solo el medio que nos permite vivir un tiempo auténtico de oración. De hecho, el único objetivo de la novena es lograr abrir nuestro corazón al Señor para poder recibir las gracias que desea darnos, lo más importante no es apegarse a toda costa al contenido propuesto sino hacerlo vivir en nosotros. Por lo tanto, podemos salirnos libremente del marco de la novena, si así lo deseamos, ya que la oración es sobre todo "un encuentro íntimo con Dios" (Clemente de Alejandría, Padre de la Iglesia) y que Jesús mismo nos pide "no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos..." (Mateo 6:7). Para hacer nuestra oración más viva durante la novena, no dudemos en escoger momentos de silencio, de oración espontánea. También podemos adaptar el contenido a nuestra sensibilidad: ¿Nos gustan los salmos? ¿Queremos volver a leer un capítulo de la Biblia en particular? ¿Conocemos una oración que nos conmueve? No dudemos en integrar estos elementos en nuestro tiempo de oración, incluso si eso significa eliminar otros que no nos alimentan tanto.

Novena con rosario

A algunos nos gusta especialmente rezar el Rosario, pero el Rosario y la novena no son incompatibles. La muy popular novena a María Desatanudos, que consiste en confiar a las oraciones de María una intención o una dificultad particular, se basa en la meditación del Rosario. También podemos usar el Rosario para rezar cualquier otra novena: por ejemplo, es común concluir cada oración del día de una novena con diez Avemarías.

¿Cuándo hacer una novena?

Como dijimos antes, las oportunidades para hacer novenas son múltiples y únicas para cada uno. En particular, podemos decidir comenzar una novena para confiar una intención especial, para discernir y elegir mediante la oración, prepararnos para un gran evento o incluso honrar a un santo de forma espontánea. 

Novena por una intención especial

En nuestra vida, todos pasamos por dificultades. Pero la fortaleza que tenemos los cristianos es saber que Cristo, siendo que él mismo sufrió, nos apoya en cada una de estas pruebas: "Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os haré descansar." (Mateo 11:28). Si el propio Jesús nos invita a depositar en él nuestras cargas porque son muy pesadas, ¿por qué deberíamos prescindir de su ayuda? Y si por ello pasamos, las siguientes dificultades pueden confiarse a Dios durante una novena:

  • pruebas en nuestra vida emocional:  una  separación, estado de soltería y  el deseo de conocer a alguien, lograr la unión de su pareja, dificultad de quedar embarazada ...

  • pruebas en nuestra vida profesional: encontrar trabajo, una relación conflictiva con un colega, aprobar un examen, conseguir vivienda...

  • pruebas espirituales: ser curado de una herida espiritual, liberarse de una adicción, pasar por un luto, redescubrir el gusto por la oración, recibir una gracia de paz o alegría

  •  pruebas físicas:  obtener la cura para uno mismo o para una persona cercana, recibir fuerzas para cruzar la enfermedad

También podemos hacer una novena para rezar por los demás: un ser querido, y también los sacerdotes, ¡o incluso las almas del purgatorio!

Novena para discernir

"Dale a tu siervo un corazón atento para que sepa (...) discernir entre el bien y el mal" (1 Reyes 3: 9). Hacer la voluntad de Dios solo es posible al confiarle, por medio de la oración, nuestra necesidad de discernir. Por lo tanto, debemos pedirle a Dios que habite nuestra inteligencia y nuestras intuiciones, que guíe nuestro razonamiento y que nos dé "la capacidad de comprender, (...) la lucidez para interpretar" los acontecimientos con sabiduría (Santo Tomás de Aquino). La paciencia y el desapego son gracias esenciales para tomar decisiones de acuerdo con la voluntad de Dios.

No dudemos en acompañar nuestro discernimiento grande y pequeño con novenas de oraciones, que le dan al Señor tiempo y espacio para hablarnos al corazón y a nuestra inteligencia. También podríamos hacer una novena antes de tomar la decisión de contraer matrimonio o para decidirnos entre dos planes para nuestras vacaciones de verano, por ejemplo.

Novenas para prepararse para un evento 

El calendario litúrgico de la Iglesia Católica es denso y cada celebración es una oportunidad para alegrarnos y anclar nuestra fe en nuestra vida diaria. Las festividades marcan el año que pasa y son ocasiones para recordarnos que el Señor está presente y que nos acompaña a lo largo de los días, semanas, meses y años. Sin embargo, los hechos que nos dan más alegría son a menudo aquellos que hemos estado esperando y para los cuales nos hemos tomado el tiempo de prepararnos: solo tenemos que ver la alegría de los padres el día del nacimiento de un recién nacido que esperaron nueve meses, o el de un niño que descubre sus regalos al pie del árbol en la mañana de Navidad, después de cuatro largas semanas de espera. Del mismo modo, con el enfoque de una gran festividad cristiana, ¡la novena es una excelente manera de preparar nuestro corazón para regocijarnos por completo!

Descubre estas 12 novenas bastante populares

 Novena a María Desatanudos (además, descubre la historia del cuadro de la Virgen desatanudos)

Novena a San José

Novena a Santa Rita

 Novena al Espíritu Santo (así como la novena de pentecostés)

Novena a la Inmaculada Concepción

Novena a San Miguel (con la invocación a los 9 coros de ángeles)

Novena a la Divina Misericordia (descubre el origen de esta devoción y la fuerza de la hora de la Divina Misericordia)

Novena a la medalla milagrosa

Novena a Nuestra Señora de Lourdes (descubre la historia del santuario de Lourdes)

Novena al Sagrado Corazón de Jesús

Novena a la Sagrada Familia.