Ave María

La oración Ave María, que comienza con el saludo del Ángel en la Anunciación: “Dios te salve María”, es la oración más conocida a la Virgen. Es recitada todos los días por miles de católicos desde hace más de 1000 años. El Ave María, es a la vez alabanza y súplica a la madre de la Iglesia.

La oración Ave María

“Dios te salve María,

llena eres de gracia,

El Señor es contigo,

Bendita tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús

Santa María, madre de Dios,

ruega por nosotros, pecadores

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.”

Encuentra las versiones latina, inglesa, francesa, italiana, portuguesa y alemana del Ave María.

¿Por qué rezar a la Virgen María?

Miles de católicos rezan a la madre de Dios todos los días. Invocarle parece obvio para muchos creyentes. ¿Pero por qué se reza a ella? Entre los santos, María ocupa un lugar muy especial: es la Inmaculada, la madre de Cristo, muy por encima de todos los santos. María es modelo de la Iglesia en el orden de la fe, la caridad y la unión perfecta con la Iglesia. Ella es un ejemplo de humildad, virtud, dulzura. María es la que está presente junto a Jesús desde su nacimiento hasta su muerte, es quién está presente al pie de la cruz. Como mujer, ella está también presente a nuestro lado. Jesús es el camino, pero es María quien nos ayuda a encontrar ese camino, a comprometernos con Él y serle fieles.
El Ave María, es la oración más famosa a la madre de la Iglesia, es tanto alabanza como súplica a la virgen.

¿Cuándo rezar el Ave María y el Ángelus?

El Ave María es principalmente rezado en el rosario. Ya sea en una decena, en las cinco de los misterios del día o en las veinte de un rosario completo, cada Ave María es como una rosa que arrojamos a los pies de María, un agradecimiento que le hacemos.

El Ángelus se recita por la mañana, al mediodía y por la tarde. Se compone de versos, sus respuestas, así como de tres Ave María. La virgen también está siendo honrada con esta hermosa oración desde hace cientos de años.

Finalmente, no hay necesidad de razón alguna en particular para rezar el Ave María. Lo podemos recitar simplemente, por la mañana, por la noche o en cualquier momento del día, para colocarnos en manos de la Virgen, pedirle su apoyo o su intercesión con Jesús en un momento particular. De hecho, a través de esta oración, le pedimos a la virgen que ore por nosotros en los dos grandes momentos de nuestra vida: nuestro presente y nuestra muerte. (Descubre qué significa cada una de las frases en esta oración).


Reza a la virgen María con la ayuda de Hozana

Hozana te permite descubrir cientos de propuestas espirituales para rezar regularmente y para consagrarte a la virgen María. Hay muchas oraciones dedicadas a la madre de Dios y sus apariciones, así como múltiples formas de orar con ella.  Puedes rezar a la virgen María Desatanudos, rezar por la  misión de la Inmaculada o bien puedes encomendarte à la virgen de Lourdes.