Oración de la noche

Para crecer espiritualmente y acercarse al Señor, cada cristiano está invitado a tomar un tiempo diario de oración. De hecho, es únicamente cuando nos detenemos y nos presentamos a Dios que ÉL puede hablarnos y guiarnos. Ciertamente, ¿Qué cristiano sincero no desea abrir más espacio a Cristo en su vida y quisiera ser capaz de escuchar su voluntad?

Una corta oración de la noche

“Señor, este día se acaba y vengo hacia ti para ofrecerte mi jornada con todo lo bueno y no tan bueno que he podido cometer. Por todo lo bueno que hice hoy, te agradezco, pues es gracias a tu ayuda que he podido ser útil para los otros. En tu misericordia, perdóname mis negligencias y mis faltas de este día. Excusa mi mediocridad y mis olvidos. No tengas en cuenta la falta de sensibilidad y las desconsideraciones de las cuáles haya sido culpable hoy. Con confianza, me pongo en tus manos, te entrego mi sueño, mis pensamientos, mis alegrías y mis tristezas, sabiendo que tú estás dispuesto a perdonar mis debilidades y a asegurarme tu socorro para que mañana pueda ponerme a tu servicio y a disposición de todos aquellos que me rodean. Amén”
Cardenal Suensens

¿Por qué y cómo orar por la noche?

Orar en la noche, antes de acostarse, es la manera más bella de concluir nuestros días que puede haber para nosotros los cristianos. Durante esta oración nocturna, podemos tomar el tiempo de analizar nuestra jornada a la luz del Espíritu Santo:

  •  Agradecer a Dios por los buenos momentos, los encuentros memorables y las discusiones edificantes.
  • Pedir perdón por nuestros pecados, nuestros arrebatos y todos los momentos en que no hicimos el bien que hubiésemos querido hacer.
  • Entregar nuestra noche y las intenciones de oración que dirigimos a nosotros mismos y nuestros seres queridos.

Podemos, sin duda alguna, hacer nuestra oración de la noche a cualquier hora, justo antes de dormir o antes de la hora de acostar a los niños, si tenemos la intención de orar en familia. El contenido de la oración es igualmente libre. Algunos prefieren orar espontáneamente, y a otros puede parecerles que, apoyándose en oraciones ya existentes, es mucho más fácil mantenerse inspirado y edificado durante su oración.

A continuación, encontrará un ejemplo de oración de la noche corta que podemos recitar, acompañado de un Padre Nuestro y de un Dios te salve María.

Una oración de la noche para cada cual  

Existen numerosas oraciones de la noche adaptadas a cada necesidad y cada tipo de sensibilidad espiritual. Aquí, por ejemplo:    

Hozana nos ayuda a orar cada noche!

Lo más duro de la oración es perseverar en su duración. De hecho, todos hemos sido confrontados, algunos días, con nuestra propia pereza. Esos días, es difícil no sucumbir a la tentación de saltarse la oración. Sin embargo, es una gran lástima, pues Dios realmente necesita de nuestro compromiso para poder transformar nuestros corazones: es tanto para Él, como para nosotros un trabajo de largo aliento.  

Hozana, con pleno convencimiento del poder de la oración, tiene por objetivo ayudarnos a perseverar para que, como cristianos, podamos degustar más el gozo de la oración y la presencia de Jesús en nuestras vidas. Para lograrlo Hozana ofrece muchísimas propuestas espirituales, entre las cuáles encontrarás aquellas que nutrirán tu oración. Podrás recibir, por ejemplo, una oración diferente cada día, el evangelio del día comentado, o también una meditación diaria. ¡Ahora es tu momento de dejarte guiar para escoger tu primera comunidad!