Oración de protección

En nuestras oraciones podemos entregarnos confiadamente a nuestro Padre Celestial, tal como lo hace un niño que corre a buscar la protección de sus padres. Cuando nos enfrentemos al mal, a los peligros externos, a la tentación y a nuestras propias debilidades ¡Hagamos del Señor nuestro refugio! 

"Sé para mí una roca protectora, tú que decidiste venir siempre en mi ayuda, porque tú eres mi roca y mi fortaleza."(Salmo 71:3). 

Oremos a Dios para que nos libere y nos proteja en todos los ámbitos de nuestra vida, por ejemplo, en el trabajoen el hogar. Lo anterior, a través de Cristo y su santa cruz, a través de los ángeles o de los salmos. Descubre no sólo diferentes oraciones que nos permiten ampararnos bajo su protección divina, sino también, algunos consejos para que nuestras oraciones de protección y liberación sean más efectivas.


Oraciones para pedir protección a los ángeles

Los ángeles, esos seres enviados por Dios a la humanidad, están ahí para guiarnos y protegernos durante nuestra estancia en la Tierra. No olvidemos rezar a nuestros ángeles de la guarda, esos compañeros que están ahí día a día y nos vigilan. Además, cuando tengamos que librar guerras espirituales, pidamos la ayuda de San Migueljefe del ejército celestial y quién nos ayuda en la lucha contra Satanás.

Oración al Ángel de la guarda por la protección diaria

Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares, ni de noche ni de día, hasta que me entregues en los brazos de Jesús, José y María. Con tus alas me persigno y me abrazo a la cruz, y en mi corazón me llevo al dulcísimo Jesús. Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo. Amén.

Oración de protección y liberación a San Miguel

“¡Oh príncipe supremo de la milicia celestial!, te imploro de alma, mente y corazón, que tu gloriosa y poderosa intercesión se cumpla en mí. Por el poder que Dios te ha dado, San Miguel Arcángel, destierra de mi ser todos los espíritus impuros. Que la protección misericordiosa de tus alas, me envuelvan día y noche. Que tu espada de luz celestial corte y expulse los sentimientos malignos. Que el amor de tu piadosísimo corazón me eleve espiritualmente y que en tus sagrados brazos de Padre y protector, yo ascienda en gloria y redención al reino de Dios, Emmanuel. ¡Oh Padre y protector durante las batallas! Guíame para que pueda cumplir el propósito, retira de mis entrañas las células del mal y así como una vez te dignaste guiar a Jesucristo hasta los pies de la cruz del amor, dígnate, Padre mío, a guiarme por el camino de la humildad y de la entrega. Sagrado arcángel Miguel, que todas tus huestes universales, las que alaban perpetuamente al Padre supremo, desciendan ahora hacia el reino de este mundo, el que fue creado por la voluntad de Adonai; úneme a tu reino de amor y protección, para que como tu hijo consagrado, yo cumpla con la promesa de preparar la venida gloriosa de Cristo. Cúbreme con tu luz, amado príncipe Miguel. Amén.”

Encuentra otras oraciones de protección y liberación para hacer frente a todo aquello que lastima y ataca tu vida.


Poderosa oración de protección a la Santa Cruz de Jesucristo

Dios Todopoderoso, que sufriste la muerte en madera sagrada por todos nuestros pecados, sé conmigo, santa cruz de Jesucristo, ten piedad de nosotros, santa cruz de Jesucristo, ten piedad de mí, santa cruz de Jesucristo, sé mi esperanza.

Santa cruz de Jesucristo, quítame todas las armas blancas, santa cruz de Jesucristo, derrama toda tu bondad sobre mí. Santa cruz de Jesucristo, aparta de mí todo mal. Santa cruz de Jesucristo, haz que siga el camino de la salvación.

Santa cruz de Jesucristo, líbrame de los accidentes corporales. Santa cruz de Jesucristo, te adoro por siempre. Santa cruz de Jesucristo, haz que el espíritu maligno e infalible se aleje de mí. Jesús me condujo a la vida eterna. Amén.

Encuentra otras oraciones para la protección divina, en especial, la oración a la preciosa sangre de Cristo.

Oración de protección con el Salmo 91

Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso, di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío». El te librará de la red del cazador y de la peste perniciosa;  te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas. No temerás los terrores de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las tinieblas, ni la plaga que devasta a pleno sol. Aunque caigan mil a tu izquierda y diez mil a tu derecha, tú no serás alcanzado: su brazo es escudo y coraza. Con solo dirigir una mirada, verás el castigo de los malos, porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo. No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa, porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo. Ellos te llevarán en sus manos para que no tropieces contra ninguna piedra; caminarás sobre leones y víboras, pisotearás cachorros de león y serpientes. «Él se entregó a mí, por eso, yo lo glorificaré; lo protegeré, porque conoce mi Nombre; me invocará, y yo le responderé. Estaré con él en el peligro, lo defenderé y lo glorificaré; le haré gozar de una larga vida y le haré ver mi salvación».

¿Cómo hacer efectiva una oración de protección?

No es el hecho de establecer rituales lo que hará que una oración de protección sea más o menos poderosa; no se trata de magia, sino de fe. No obstante, existen algunas "condiciones" para que nuestra oración sea más efectiva: 

  • La oración debe hacerse con fervor y devoción hacia Dios. Si rezamos ciertas oraciones de protección a la Virgen María, a Santa Rita o a los ángeles, es porque estamos pidiendo su intercesión. Ellos oran “con nosotros” y “por nosotros” al Señor, nuestro Dios.

  • Nuestro corazón debe estar lleno de confianza y paciencia. Solo cuando nos entregamos a Dios es que le permitimos actuar en nuestras vidas. Dejemos que su amor dirija nuestras vidas y de esta forma, nos proteja del mal. Para que nuestras oraciones sean poderosas y milagrosas, debemos rezarlas con mucha fe en Dios.

Con Hozana, experimenta la protección y la liberación a través de la oración

¡Encuentra tu refugio en Dios y vive bajo su protección! Para ello, búscale con confianza cada día: Únete a la comunidad "tiempo de oración” para que vivas un encuentro con Dios y te dejes amar por su presencia, a través de la oración. Si no sabes orar, te invitamos a hacer parte de la comunidad “La oración: vivir en Dios”, para que aprendas a comunicarte con nuestro Señor y que crezcas en tu vida espiritual. 

Además, puedes pedir la protección de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, esos seres maravillosos que el Señor ha enviado para vigilarnos y guardarnos.