Letanía de los santos

Las letanías de los santos (en latín: litaniae sanctorum), se rezan o cantan durante ciertas celebraciones religiosas. Son una forma muy antigua de oración cristiana que practican católicos y ortodoxos. Con esta oración de súplica a Dios, le pedimos a los santos que recen al Señor por nosotros. Podemos invocar a una serie de santos (las letanías de los santos), o a un santo en particular (letanías de Santa Rita, letanías de San José...).

¿Qué son las letanías de los santos?

¿Cuándo y cómo se rezan las letanías de los santos?

Las letanías son oraciones rezadas o cantadas durante las celebraciones litúrgicas, especialmente en el Día de Todos los Santos y durante la vigilia pascual, pero también durante los sacramentos como el bautismo y la ordenación. Se trata sobre todo de una oración común, los miembros de la iglesia terrenal invocan a los de la iglesia celestial. Un solista, a menudo el celebrante, enumera a los santos y la asamblea responde "Ruega por nosotros".
A veces se cantan durante las procesiones;  es el caso especialmente antes de la apertura de un cónclave.

También es una hermosa oración para rezarla en familia.

Construcción de las letanías de los santos

Las letanías comienzan con la oración de origen griego Kyrie eleison, porque es, de hecho, a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo a quienes se reza.
Las primeras invocaciones se refieren a la Virgen María, reina de los ángeles y primera antes de todos los santos. Luego vienen los diferentes santos en un orden específico:

• Los ángeles (especialmente los tres arcángeles).

• Los santos patriarcas y profetas.

• Los santos apóstoles y discípulos de Cristo.

• Los santos mártires.

• Los santos doctores de la Iglesia.

• Después, todos los santos y santas de Dios.

Finalmente la oración termina con el Agnus Dei.

Hay una gran multitud de santos y, por lo tanto, las letanías a menudo se adaptan según la celebración, pero también según el lugar de la misma. Por lo tanto, después de haber invocado a los principales, los santos de la diócesis, de la parroquia o incluso los santos patronos de la familia (en el caso de un bautismo, por ejemplo), pueden ser agregados.

Ejemplo de letanías de santos

"Señor ten piedad. /Señor ten piedad.
Oh Cristo, ten piedad. / Cristo, ten piedad.
Señor ten piedad./ Señor ten piedad.

Santa María, ruega por nosotros.
Santa madre de Dios, ruega por nosotros.
Santa virgen de las vírgenes, ruega por nosotros.

Santos Miguel, Gabriel y Rafael, rogad por nosotros.
Santos ángeles de Dios, rogad por nosotros.

San Abraham, ruega por nosotros.
San Isaac y San Jacob, rogad por nosotros.
San José, ruega por nosotros.
San Moisés, ruega por nosotros.
San David, ruega por nosotros.
San Job, ruega por nosotros.
San Isaías y San Jeremías, ruega por nosotros.
San Elías y San Eliseo, rogad por nosotros.
San Juan Bautista, ruega por nosotros.
San José, esposo de María, ruega por nosotros.
Santos patriarcas y santos profetas, rogad por nosotros.

San Pedro y San Pablo, rogad por nosotros.
San Andrés, ruega por nosotros.
San Juan y Santiago, rogad por nosotros.
Santo Tomás, ruega por nosotros.
San Mateo, ruega por nosotros.
Santos apóstoles, rogad por nosotros.

San Lucas y San Marcos, rogad por nosotros.
San Bernabé, ruega por nosotros.
Santa María Magdalena, ruega por nosotros.
Santos discípulos del Señor, rogad por nosotros.

San Esteban, ruega por nosotros.
San Ignacio de Antioquía, ruega por nosotros.
San Policarpo de Esmirna, ruega por nosotros.
San Justino, ruega por nosotros.
San Potino y Santa Blandina, rogad por nosotros.
San Ireneo de Lyon, ruega por nosotros.
Santa Perpetua y Santa Felícita, rogad por nosotros.
San Lorenzo, ruega por nosotros.
San Cipriano de Cartago, ruega por nosotros.
Santa Inés, ruega por nosotros.
Santo Tomás Becket, ruega por nosotros.
Santo Tomás Moro, ruega por nosotros.
Santa María Goretti, ruega por nosotros.
San Maximiliano Kolbe, ruega por nosotros.
Santos mártires, rogad por nosotros.

San León el Grande, ruega por nosotros.
San Gregorio Magno, ruega por nosotros.
San Ambrosio de Milán, ruega por nosotros.
San Jerónimo, ruega por nosotros.
San Agustín, ruega por nosotros.
San Atanasio de Alejandría, ruega por nosotros.
San Basilio el Grande, ruega por nosotros.
San Gregorio de Nizancio, ruega por nosotros.
San Juan Crisóstomo, ruega por nosotros.
San Hilario de Poitiers, ruega por nosotros.
San Martín de Tours, ruega por nosotros.
San Francisco de Sales, ruega por nosotros.
San Pío X, ruega por nosotros.
Santos obispos y santos doctores, rogad por nosotros.

San Antonio de Egipto, ruega por nosotros.
San Benito, ruega por nosotros.
San Bernardo, ruega por nosotros.
San Francisco de Asís, ruega por nosotros.
San Antonio de Padua, ruega por nosotros.
Santo Domingo, ruega por nosotros.
Santo Tomás de Aquino, ruega por nosotros.
Santa Catalina de Siena, ruega por nosotros.
San Ignacio de Loyola, ruega por nosotros.
San Francisco Javier, ruega por nosotros.
Santa Teresa de Ávila, ruega por nosotros.
San Juan de la Cruz, ruega por nosotros.
Santa Rosa de Lima, ruega por nosotros.
San Vicente de Paul, ruega por nosotros.
San Juan María Vianney, ruega por nosotros.
Santa Bernadette Soubirous, ruega por nosotros.
San Juan Bosco, ruega por nosotros.
Santa Teresa del Niño Jesús, ruega por nosotros.
Santos sacerdotes, religiosos y religiosas, rogad por nosotros.

Santa Ana, madre de María, ruega por nosotros.
Santa Mónica, ruega por nosotros.
San Luis de Francia, ruega por nosotros.
San Nicolás de Flue, ruega por nosotros.
Santa Isabel de Hungría, ruega por nosotros.
Santa Juana de Arco, ruega por nosotros.
Santos de Dios, rogad por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros Señor.

Oremos: Padre Santísimo, Tú sabes que sin tu ayuda todos somos pobres pecadores. Sin embargo, confiando en los méritos de tu Hijo y sus santos, rogamos que hoy nos hagas dignos del reino celestial que nos has preparado desde la fundación del mundo. Amén."

Otras letanías

Esta forma de oración se usa para oraciones más específicas:

• A la Virgen María con las Letanías a la Santísima Virgen María o Letanías de Loreto.

• A Cristo, con las letanías del Sagrado Corazón de Jesús o las letanías del santo nombre de Jesús.

• Al Espíritu Santo, con las letanías del Espíritu Santo.

• A los ángeles y arcángeles, con las letanías de los santos ángeles de Dios.

En Hozana, puedes encontrar varias letanías:

Experimenta la comunión de los santos con Hozana

Los santos y ángeles de Dios son aliados preciosos en nuestra vida diaria. Conócelos mejor y pídeles que te guíen y lleven tus oraciones con estas comunidades:

Para rezar con los santos

Para rezar a la santísima Virgen María.