¡Oremos para que nuestros padres sean pacientes! - Hozana

¡Oremos para que nuestros padres sean pacientes!

¡Oremos para que nuestros padres sean pacientes!

La paciencia es generalmente entendida como la disposición de quien sabe esperar manteniendo la calma. Las ocasiones no faltan en la vida de familia para ejercitar o desarrollar esta cualidad. En cuanto a los hijos, aprenden la paciencia frente a las expectativas de los padres (a menudo legítimas pero no siempre comprendidas), o en los momentos de cansancio o de tensión que los padres atraviesan. ¿Y qué decir de las capacidades físicas o cognitivas a veces muy disminuidas de los más ancianos? Cada uno en la familia debe aprender la paciencia... ¡con paciencia!

La Tradición atribuye esta cualidad a Dios. La paciencia es descrita como la capacidad para ser «lento para enojarse, pródigo en amor y fidelidad.» (Éxodo 34,6). Nuestro Papa Francisco precisa: tener paciencia no consiste en permitir que nos falten al respeto o que nos maltraten. Para él, la impaciencia nace cuando exigimos a los demás que sean perfectos. Ser paciente consiste a veces en reconocer que el otro tiene derecho a vivir cerca de mí tal y como es, aunque no pueda aportarme todo lo que espero.

La paciencia, cualidad divina implorada en la oración y ejercitada en lo cotidiano, conlleva para cada miembro de la familia una parte de compasión que tiende a aceptar al otro tal y como es e invitandonos a cambiar lo que puede ser cambiado.

Fuente: https://saintjoseph.ch/blog/post/lamour-prend-patience



Lectio Divina [Lectura Orante]

Primera Carta a los Corintios 13: 4-7

«El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.»


Oración

San José, modelo de paciencia. 

Revístenos con tu sabiduría para estar constantemente a la escucha de Dios;

el eco que nosotros quisieramos dar, que sea siempre fiel a la Palabra de Dios.

¡Amén!


Acción concreta:  Hoy, en familia, buscaré una ocasión para mostrar prueba de paciencia, practicando una verdadera escucha con el prójimo y amándolos tal y como son (incluso les expresaré mi estimación y cariño).

 

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6