Usted está aquí :
Misterios gozosos (Rosario de los lunes y sábados)

Misterios gozosos (Rosario de los lunes y sábados)

Son los primeros misterios meditados en el rezo del rosario y corresponden al rosario del lunes y del sábado. La anunciación, la visitación, el nacimiento de Cristo, la presentación y el niño Jesús perdido y hallado en el templo, recuerdan la infancia de Jesús. A estos misterios le siguen los misterios luminososlos misterios dolorosos y finalmente los misterios gloriosos.

¿Cómo rezar y meditar los misterios gozosos?

Tradicionalmente, estos cinco misterios se meditan los lunes y sábados (los otros días de la semana corresponden a otros misterios). Se dice que estos misterios son gozosos porque revelan el misterio de la encarnación y la alegría que este hecho trae a la humanidad. Dios se hizo hombre y vivió en medio nuestro: como cada uno de nosotros, Jesús nació, creció, aprendió, se fortaleció.

Estamos invitados a leer la palabra de Dios en cada misterio. Esto lo hacemos antes de pedir al Señor la gracia de su fruto y de rezar la decena del Rosario ( 1 Padre Nuestro, 10 Avemarías y 1 Gloria al Padre). En cuanto a la palabra, para los misterios gozosos se lee sobre todo el Evangelio de San Lucas, que es el que más evoca estos hechos importantes de la vida de Jesús.

Los cinco misterios gozosos

La anunciación

"María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho»" (Lucas 1:38)

Antes de comenzar la decena, roguemos al Señor que nos conceda la gracia de este misterio: "Te ofrezco esta decena, Señor Jesús, en honor al misterio de la anunciación, y te pido, por este misterio y por la intercesión de tu Santa Madre, una profunda humildad de corazón.”

  • Fruto de este misterio: la humildad. El “fiat" de María (es decir, su disposición a la voluntad de Dios), su “sí” humilde, obediente y lleno de confianza, es el punto de partida para la salvación de la humanidad.

Frase que agregaremos a cada Ave María: "Y Jesús encarnado, el fruto de tu vientre" 

 Terminamos la decena diciendo: "Gracias del misterio de la encarnación, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente humilde.”

La visitación

"Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!". (Lucas 1:41-42).

"Te ofrezco, Señor Jesús, esta decena en honor a la visita de tu Santa Madre a su prima Santa Isabel, y te pido, a través de este misterio y por la intercesión de María, una perfecta caridad hacia mi prójimo.”

  • Fruto de este misterio: la caridad fraterna. María, embarazada de Jesús, viajó tres meses se quedó para servir y ayudar a su prima, quien era mayor que ella y también estaba embarazada. Ella nos invita a estar siempre abiertos al otro, a ponernos al servicio del necesitado.

Frase que agregaremos a cada Ave María: "Y Jesús el Señor, el fruto de tu vientre".

"Gracias del misterio de la visitación, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente caritativa.”

El nacimiento de Jesús

"y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue." (Lucas 2:7)

"Te ofrezco esta decena, Niño Jesús, en honor de tu nacimiento, y te pido, por este misterio y por la intercesión de tu Santa Madre, el desapego a los bienes materiales de este mundo, el amor a la pobreza y a los pobres.”

  • Fruto de este misterio: el espíritu de pobreza. No había espacio en el albergue para ellos... y desafortunadamente, tampoco hay mucho espacio en nuestros corazones. Tener desapego a todo lo que desordena innecesariamente nuestras mentes, nuestros corazones, nuestras vidas, nos permite hacer espacio para Jesús y para los demás.

Frase que agregaremos a cada Ave María: "Y Jesús, nacido en Belén, el fruto de tu vientre".

"Gracias del misterio del nacimiento, desciendan sobre mi alma y la háganla pobre de espíritu.”

La presentación de Jesús en el templo

"Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor." (Lucas 2:22).

"Te ofrezco, Señor Jesús, esta decena en honor a tu presentación en el templo, y te pido, a través de este misterio y por la intercesión de tu Santa Madre, el don de la sabiduría y la pureza del corazón y del cuerpo.”

  • Frutos de este misterio: la pureza y el espíritu de obediencia. José, María y Jesús cumplieron las exigencias de purificación como cualquier otra familia judía de la época. Una vez más, lo que los motiva es un espíritu de humildad.

Frase que agregaremos a cada Ave María: "Y Jesús, presentado en el Templo, el fruto de tu vientre".

"Gracias del misterio de la purificación, descienden sobre mi alma y háganla verdaderamente sabia y pura.”

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

"Al ver, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: «Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados». Jesús les respondió: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?»." (Lucas 2:48-49).

"Te ofrezco, Señor, esta decena en honor a ti, perdido y hallado en el templo, y te pido, por este misterio y por la intercesión de tu Santa Madre, por mi conversión y la de todos los pecadores.”

  • Fruto de este misterio: la búsqueda de Dios en todo. A través de este último misterio gozoso, encontramos un poco del fruto del primer misterio: querer sólo lo que Dios quiere. Entregar todo a la voluntad de Dios es la clave del gozo cristiano.

Frase que agregaremos a cada Ave María: "Y Jesús, perdido y encontrado, el fruto de tu vientre".

"Gracias del misterio de la cubierta de Jesús en el templo, desciendan sobre mi alma y conviértanla de verdad.”

Oración a María de Carlos de Foucauld sobre la Anunciación

"Nuestra Señora, cambiaste la faz del mundo, a través de tu 'Sí', acerca a ti a todos los que quieren decir 'sí' contigo para siempre. Tú conoces el precio de esta palabra, haz que no nos alejemos de lo que nos exige; enséñanos a decir “si” como tú, con humildad, sencillez y abandono a la voluntad del Padre. Pídele a tu hijo, Jesús, que nuestros "sí" diarios respondan de manera más perfecta a la voluntad de Dios, para nuestra felicidad y la del mundo entero. Amén.”

-Oración traducida por Hozana del francés “Prière à Marie de Charles de Foucauld sur l’Annonciation” 

Reza a la Sagrada Familia, cuna de nuestro Salvador, con Hozana

Con estos misterios y la infancia de Cristo, sentimos la importancia de la humildad y la santidad de María y José, quienes tuvieron el coraje de confiar.