Novena a Santa María Magdalena, para AMAR a Jesús - Hozana

Novena a Santa María Magdalena, para AMAR a Jesús

La Sainte-Baume

Novena a Santa María Magdalena, para AMAR a Jesús

Inactivo ¡Del 14 al 22 de julio, recibe 9 meditaciones para descubrir a María Magdalena, su vida, su conversión y su historia de Amor con Jesús!

Inactivo ¡Del 14 al 22 de julio, recibe 9 meditaciones para descubrir a María Magdalena, su vida, su conversión y su historia de Amor con Jesús!

Del 14 jul. al 22 jul. 2018 - Cada día

Me gusta, invito a mis amigos

3 comparte
Copiar el link

Propósito de la novena

¡ Del 14 al 22 de julio, fiesta de santa María Magdalena, el santuario Sainte-Baume te propone una serie de 9 Evangelios y meditaciones para descubrir a María Magdalena, su vida, su conversión y su historia de Amor con Jesús ! María Magdalena nos enseña cómo amar a Jesús y su historia es un testimonio de que sólo el Amor de Jesús puede satisfacernos. Siguiendo su ejemplo, ¡estarás muy pronto en las gracias de Jesús!

¿Quién es Santa María Magdalena?

Mujer pecadora convertida por Cristo, elevada por la gracia de Cristo resucitado, nombrada apóstol de los apóstoles.

Esa mujer es aquella de la cual Cristo expulsó siete demonios. Una vez purificada, se convierte, junto con los Doce y con algunas otras mujeres, un discípulo de Jesucristo, nuestro Señor. Ella es uno de los pocos discípulos que estaban al pie de la cruz, derramando todas sus lágrimas por el que se entrega en el madero de la cruz. En la mañana de la Pascua, santa María Madgalena reconoce en el jardinero a Cristo resucitado. Él le pide que anuncie la resurrección a los apóstoles, lo que le otorga el título de "Apóstol de los apóstoles".

Según la leyenda, poco tiempo después, María Magdalena se embarca con su hermano Lázaro y su hermana Marta hacia Occidente. Llega a Saintes-Maries-de-la-Mer, en el sur de Francia. Acompaña a Lázaro a Marsella.  Prosigue su camino siguiendo el río Huveaune y se instala en el macizo de La Sainte-Baume para pasar allí los últimos treinta años de su vida. Ofrece toda su vida como penitencia para la conversión de los pecadores. Lugar importante de peregrinación de la Provenza cristiana, La Sainte-Baume, es llamada «Roca de la misericordia».

 

¿Es ella la pecadora perdonada y María de Betania?

A partir de san Gregorio Magno (siglo VI), los doctores y padres de la Iglesia ven en la pecadora perdonada (Lucas 7, 36-50) y en María de Betania (Lucas 10, 38-42; Juan 11, 1-43; Juan 12, 1-11), una sola y única mujer, María Madgalena.

Se puede cuestionar la unidad del personaje, pero si consideramos que es la misma persona, ella fascina por el camino espiritual que nos invita a vivir.

Gracias a solicitar:

Al orar, inspirándose en santa María Madgalena, pida de todo corazón:

  • La gracia de la oración: experimentar la presencia de Dios en lo más íntimo de tu corazón.
  • La gracia de la conversión: dejar que Dios modele tu corazón, déjate reconciliar con él y permítele que te fortalezca.
  • La gracia de la predicación: que la alegría de ese tesoro recibido te dé la alegría de anunciar las maravillas de Dios.

Programa de la novena:

  • Día 1 - La pecadora perdonada
  • Día 2 - En el seguimiento de Cristo
  • Día 3 - La contemplación: Marta y María
  • Día 4 - La amistad: La resurrección de Lázaro
  • Día 5 - La adoración: la unción en Betania
  • Día 6 - Al pie de la cruz
  • Día 7 - La sepultura de Cristo
  • Día 8 - La resurrección de Cristo
  • Día 9 - Apóstol de los Apóstoles

Oración de la comunidad

Oración de un penitente

Santa María Magdalena, tú que obtuviste el perdón de Jesús de todos tus pecados, tú que lo has asistido hasta su último suspiro al pie de la cruz, tú que fuiste el primer testigo de su resurrección y del primer anuncio de la alegría pascual, te suplico que escuches mi oración. Intercede por mí ante nuestro Señor Jesucristo, para me conceda su perdón por todos mis pecados, mis dudas, mi falta de bondad y caridad con mis parientes, y con todos los que están cerca de mí, por todos mis errores cometidos voluntariamente o involuntariamente. Ahora que estás cerca de Jesús, no me abandones en mi desamparo. Haz que el Señor me otorgue la absolución, que me permita recuperar la serenidad, la paz del corazón, del alma y del espíritu.

Ora ahora con esta comunidad haciendo clic en "Oro"

Publicaciones más comentadas