Rezar en familia

La oración familiar es un momento fuerte y valioso para padres e hijos ¡Rezar por las familias es importante, pero rezar en familia es igualmente importante! De hecho, la iglesia católica incita fuertemente a los creyentes a tener este tiempo de espiritualidad en familia. Pero, ¿Por qué? y sobre todo ¿Cómo estructurar este tiempo de oración en familia?
"Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos". ( Mateo 18: 20)

¿ Por qué rezar en familia?

La familia, pequeña iglesia doméstica

La oración es la base de nuestra vida espiritual y de nuestra relación con Dios. Así como es importante tener tiempos de oración individual para fructificar nuestra espiritualidad personal, la oración colectiva es fundamental para sentir nuestra pertenencia a un mismo cuerpo, una misma Iglesia.
En este sentido, la familia funciona como "una pequeña Iglesia doméstica" tal como lo mencionó Juan Crisóstomo en apenas el siglo IV y como lo recordaba Benedicto XVI.

Una riqueza para compartir y transmitir

La oración permite entre otras cosas:

  • Mostrar y acompañar, animar a nuestros hijos a que recen. Un niño que aprendió a rezar se convertirá en un adulto que - sin importar su camino, sus dificultades ó sus errores - sabrá en lo más profundo de su alma que siempre podrá buscar a este Padre amoroso y misericordioso.
  • Compartir un momento especial, que complementa y enriquece la oración personal. Es un momento de escucha y de acogida del otro, padre o hijo, tal cual son y como son. Ante Dios, todos somos muy pequeños. En este momento, los padres aprenden a mostrarse vulnerables ante sus hijos, dejando delante de Dios sus oraciones. Los hijos abren su corazón con toda confianza, dentro de este espacio de libertad que se les ofrece.

¿ Cómo rezar en familia?

Es recomendable demarcar un espacio - físico y temporal - permitiendo, así, reservar un espacio en nuestra mente para vivir de la mejor manera posible este encuentro con Dios

  • Un espacio físico: Se puede, por ejemplo, disponer un espacio dedicado en una habitación comunal para toda la familia, alrededor de una cruz ó un ícono.
  • Un espacio temporal: Dentro de lo posible, se puede establecer un día o un horario para esta oración. Como por ejemplo, la oración de la noche ó la oración de la mañana.  Algunos gestos permiten empezar este tiempo de oración: encender una vela, hacer la señal de la cruz, cantar un canto...

Pero, sobre todo, es importante que este tiempo de oración siempre sea acogedor y que no esté demasiado reglamentado. Cada familia encontrará su manera de rezar.  Según los periodos del año, de los acontecimientos familiares- ¡y de la creatividad de cada uno! - las oraciones podrán evolucionar.  Este tiempo debe mantenerse vivo como una familia.

Ejemplos de oración en familia

Existen numerosas maneras de rezar en familia. Se puede realizar simplemente recitando una oración, tal como el Padre Nuestro ó el Ave María, ó también con cualquier otra oración.  Aquí encontrarás algunas bellas oraciones que puedes usar para recitar en familia:

Este tiempo de oración puede ser acompañado de un tiempo de escuchar de la Palabra de Dios, mediante la lectura del Evangelio del día, por ejemplo.
Además, una bella manera de rezar en familia puede consistir en recitar el rosario juntos y educar a los niños en rezar la oración del rosario.
No olvidemos dejar un tiempo para las intenciones de oración de cada uno, que serán respaldadas por la oración de toda la familia. Podemos también invocar los santos patrones de cada uno de los miembros de la familia para pedir su intercesión y sus oraciones.

¡ Reza en familia con las propuestas espirituales de Hozana!

En Hozana, descubre cientos de propuestas de comunidades de oración para ayudarte a incorporar tiempos de oración en tu vida.  ¡A través de la música, con los santos, alrededor del Evangelio, diariamente, semanal o de acuerdo a las festividades cristianas, encontrarás sin duda una que corresponda a tu familia! Aquí están algunas: