Oración por la protección de la familia

Rezar por su familia, es confiar a Dios nuestros seres queridos. Todos deseamos lo mejor para nuestros hijos y padres, que el mal no les toque y que tengan la fuerza de superar las pruebas. Para eso, ¿Qué mejor protección que ponerlos bajo el amor y la misericordia de Dios? Aquí encontrarás dos bellas oraciones para vivir en el corazón de Dios.

Oración para proteger su familia

“Oh Dios, Padre nuestro amoroso,
Creador de todas las cosas, enviaste a tu Hijo, Jesucristo, nuestro redentor, al hogar de María y de José, para formar la sagrada familia de Nazaret: inspíranos, siguiendo su ejemplo, imitemos su amor generoso en nuestra vida familiar.
A través de la intercesión de San Josemaría, ayuda a nuestras familias a conservarse unidas en el corazón de Cristo, en comunión de amor entre padres e hijos; a reconocer y defender la sacralidad del matrimonio; a acoger generosamente el don de la vida; a proclamar el valor inestimable de cada miembro de la familia.
Concédenos la gracia de entregarnos en un servicio generoso a nuestra familia, que sea reflejo del amor que Jesús tuvo a María y José, para convertir nuestro hogar en una verdadera Iglesia doméstica, que tenga como centro al Señor.
Enséñanos a descubrir a Cristo en las dificultades que puedan surgir en nuestro hogar; y a encontrar la alegría en la cruz, bien unidos al Señor.
Cuida y protege a nuestra familia, para que todos seamos fieles al evangelio y sepamos conducirnos siempre por los caminos de la santidad. Te pedimos, a través de la intercesión de San Josemaría, que nos concedas el favor que te pedimos (pídase). Amén.
Jesús, María y José, os entregamos nuestros corazones y nuestras almas.”

Oración de consagración de su familia a los Sagrados Corazones de Jesús y María

“Santísimos corazones de Jesús y María,
unidos en el amor perfecto,
como nos miráis con misericordia y cariño,
consagramos nuestros corazones,
nuestras vidas, y nuestras familias a vosotros.

Conocemos que el ejemplo bello
de vuestro hogar en Nazaret fue un modelo
para cada una de nuestras familias.

Esperamos obtener, con vuestra ayuda,
la unión y el amor fuerte y perdurable
que os disteis.

Que nuestro hogar sea lleno de gozo.
Que el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia,
y el respeto mutuo sean dados libremente a todos.
Que nuestras oraciones
incluyan las necesidades de los otros,
no solamente las nuestras.
Y que siempre estemos cerca de los sacramentos.

Bendecid a todos los presentes
y también a los ausentes,
tantos los difuntos como los vivientes;
que la paz esté con nosotros,
y cuando seamos probados,
conceded la resignación cristiana
a la voluntad de Dios.

Mantened nuestras familias cerca
de vuestros corazones;
que vuestra protección
especial esté siempre con nosotros.

Sagrados corazones de Jesús y María,
escuchad nuestra oración.
Amén.”

¡Pon tu familia bajo la protección de poderosos santos con Hozana!

Confía tus oraciones a la intercesión de santos cuyas vidas familiares son un ejemplo para todo hogar cristiano: