Caminando con San José

30 días de preparación para la consagración como hijos espirituales de San José.

3 comparte

Lo desarrollado a lo largo de estas meditaciones es sobre la ascendencia de José -linaje de David-, los desposorios de José y María, la paternidad de San José, la huida a Egipto, la muerte de San José, su gran importancia en estos tiempos...

San Juan Pablo II ha abierto la meditación sobre este gran santo que, en la contemplación divina, se ubica por debajo de María y por encima de los ángeles.

¿Por qué consagrarse a San José?

"José hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer" (Mt 1,24).

Los padres de la Iglesia, ya desde los primeros siglos, han destacado que San José, así como cuidó con entrega amorosa a María y con paternal cuidado, se entregó también a la educación de Jesús; de igual manera custodia y protege a la Iglesia, al cuerpo místico de Jesús.


"A San José, Dios le confió la custodia de sus tesoros más preciosos". Y esto nos incluye a cada uno de nosotros, ya que nosotros somos miembros del cuerpo místico de Cristo, cada uno de nosotros comformamos la Iglesia, esto significa que también San José es custodio nuestro.


Con esta consagración se pretende que recurramos con mayor fervor a San José, como nuestro padre espiritual, confiados en su patrocinio, en su paternal custodia: además nos invita a imitar su humilde y maduro modo de servir, su entrega incodicional a Dios, en el cumplimiento de la misión particular que le fue encomendada. Así nosotros también bajo su guía sepamos responder de la misma manera a la misión personal que Dios nos ha conferido. A ejemplo de San José podamos lograr que nuestra identidad y misión, pueda también irradiar la luz de Cristo en cualquiera que sea nuestra vocación.

Método de consagración

Vamos a estar caminando juntos durante 30 días. Cada día recibirás:

  • Acto de contrición: Dolernos de nuestras faltas.
  • Oración inicial: Ponernos en presencia de Dios.
  • Lectura del día: Para llevarla a la meditación.
  • Reflexión del día: Pequeños ejercicios de reflexión, para ir aplicando en nuestra propia vida lo leído.
  • Ramillete espiritual: Es una ofrenda espiritual, una acción que nos permita poner en práctica lo meditado durante la lectura del día, para alcanzar aquello que deseamos lograr en nuestro camino espiritual y hacerlo una ofrenda grata a Dios.
  • Jaculatoria: Breve fórmula que nos servirá, durante el día, como recordatorio, y como oración breve.
  • Oración final: Para cerrar el día de preparación diariamente.


*Basado en el libro "Caminando con San José. Corazón de Padre, Custodio del Redentor, Esposo de María" de Laura María Gracián Hidalgo.


Participa en cualquier momento en esta bella consagración 

https://bit.ly/3s1jpCQ

Oración de el retiro

Oración final diaria

Castísimo Patriarca San José, convencidos y confiados a tu paternal protección, te pedimos que te dignes ser para siempre nuestro dulce refugio y nuesto padre espiritual amoroso y que nos ayudes a comprender cómo vivir las virtudes que tú tan heroicamente viviste. Amén. "Castísimo Patriarca San José, cóncedeme vivir en pureza, y aumenta nuestra fe".

Ora desde ya con este retiro haciendo clic en "Oro"