Tres meses con San José

Guía espiritual para rezar por tu familia de mano de San José.

170 comparte

Bien sabemos que la familia es nuestra mayor riqueza, pues los lazos que nos unen son eternos. Por eso es necesario rezar por ella. ¡La verdadera oración nos protege! La intención de estos tres meses de oración es despertar en nosotros el compromiso que debemos tener en la construcción de una familia que desea crecer en la fe y armónicamente.


Este será un tiempo de oración, pero también 90 días para reflexionar sobre cómo nos relacionamos con nuestra familia y, nos conducirá a través de esta trayectoria espiritual: San José, el padre de las familias.


Recorreremos un período de 30 años en tres meses. Comunidad basada en el libro “Tres meses con San José” de Luis Erlin, cmf.

¿Cómo practicar los 3 meses de oración diariamente?

  • Comenzar el día 19 de marzo;
  • Empezar cada día con la señal de la Cruz;
  • Pedir la iluminación al Espíritu Santo con una oración espontánea;
  • Leer la reflexión del día;
  • Rezar diariamente la "Oración a San José por mi familia" (oración de la comunidad)
  • Terminar con un Padrenuestro, tres Avemarías y un Gloria.


Nota: Algunas fiestas litúrgicas no coinciden con las fechas de esta narración.

Oración de el retiro

Oración a San José por mi familia

Dios Padre, que por obra del Espíritu Santo fecundaste el seno virginal de María, y elegiste a San José para que fuera el padre adoptivo de Jesús y el custodio de la Sagrada Familia, yo te alabo por tu amor incondicional: a mí, a mi familia y a toda la humanidad. Señor, tuya es la providencia que todo rige; yo creo que mi vida y la de todos mis familiares está en tus manos, cúmplase en nosotros, siguiendo Tu voluntad. Dios Padre, te pido que San José sea el protector de mi familia, y por su intercesión, ningún mal eche raíces en nuestro hogar; que él observe y vele por nuestras necesidades y que nunca nos falte el diario sustento; que el espíritu de división jamás habite en medio de nosotros; que en nuestra casa reine la armonía, la concordia y el respeto y que podamos aprender esas virtudes de José, María y Jesús. Ahora tengo presente a los miembros de mi familia (di sus nombres) y los pongo en el Casto Corazón de San José, para que seamos bendecidos en este momento, durante toda nuestra vida y en la hora de nuestra muerte. Yo confío, amo y espero, así como tu siervo San José. Amén.

Ora desde ya con este retiro haciendo clic en "Oro"