Los ojos fijos en Jesucristo

Los ojos fijos en Jesucristo

En la obra misionera de san Daniel Comboni no hay nada de aventura personal o de búsqueda de reconocimiento. Los ojos fijos en Jesucristo, Comboni se preocupa exclusivamente de la salvación propia y de la ajena. Con el lenguaje propio de la época así lo expresa en una de sus cartas:

A mí no me importa nada el humo de la gloria del mundo que se disipa y desaparece, y sería muy feliz si después de una vida consagrada a Dios entra las fatigas del apostolado pudiese salvar mi alma y evitar el infierno. Todo lo demás es nada, y el que saborea el incienso de una alabanza pasajera y fugaz es digno de compasión.

Por intercesión de san Daniel Comboni oramos por todos los misioneros y misioneras, para que olvidándose de sí mismos, pongan todas sus energías en seguir a Jesús y construir su Reino.


Je prends un instant pour méditer toutes ces choses dans mon cœur (cf Luc 2,19)

1 commentaire

Que vos paroles soient toujours bienveillantes, qu’elles ne manquent pas de sel, vous saurez ainsi répondre à chacun comme il faut. Col 4 : 6

loader

Familia Comboniana