La capilla de la Calle de Bac

La historia de la Capilla

En 1815, las Hijas de la Caridad obtienen por decreto imperial el Hotel de Châtillon para establecer su Casa Madre. El 6 de agosto de 1815, tiene lugar la bendición solemne de la capilla, donde se disponen los cuerpos de San Vicente de Paúl y de la Santa Luisa Marillac, dos figuras emblemáticas de la orden. En los tiempos de Santa Catalina Labouré, la capilla estaba dedicada al Sagrado Corazón de Jesús. 

La capilla de la Virgen milagrosa fue ampliada en 1849 ante la afluencia de nuevas hermanas tras la propagación fenomenal de la medalla milagrosa. Muchas remodelaciones interiores serán realizadas. En 1876, bajo las indicaciones de la hermana Catalina, es erigida la estatua de la Virgen Poderosa que sobrepasa el altar conmemorativo de las apariciones y es definitivamente constituida el 22 de enero de 1881. En 1880 con ocasión del 50 aniversario de las apariciones de la calle de Bac, un altar fue puesto en el sitio donde la Virgen había aparecido. En 1933 se ubica el cuerpo de Santa Catalina Labouré en un relicario de cristal bajo este altar. Ese mismo año, el sillón sobre el cual se sentó la Virgen María es transportado a la capilla. Además de esto, se instala la estatua de la Virgen en el Globo, que corresponde a la Santísima Virgen tal cual y como se apareció a Sor Catalina en 1830. 

Para el centenario de las apariciones, en 1930, la capilla de la Inmaculada Concepción es restaurada y puede ahora, fácilmente recibir a un millar de personas. Se incluyen nuevos ornamentos: un magnífico Camino de Cruz en mármol de Carrare y un fresco representando la primera aparición de la Virgen a la hermana Catalina. De 1959 a 1999, nuevos trabajos de remodelación son efectuados y serán concluidos con la inauguración ceremonial de la capilla el 31 de mayo de 1980 por el papa Juan Pablo II

La capilla milagrosa hoy 

La capilla milagrosa está localizada en la 140 calle de Bac, en pleno corazón de París. Miles de personas vienen cada día a despojarse de sus cargas, sus preocupaciones y a depositar sus intenciones a los pies de la Santa Virgen, quien los acoge con las manos abiertas y repletas de gracia para derramar sobre cada uno. El llamado hecho por la Madre de Dios el 18 de julio de 1830 es de peso en la iglesia: “Vengan al pie de este altar, allí mis gracias serán extendidas sobre todas las personas que las pidan con confianza y con fervor”. Los peregrinos no cesan de responder a este llamado para implorar la asistencia de la Reina del Cielo y desde 1930, estas gracias no han dejado de ser derramadas sobre las almas. Numerosos exvotos dan cuenta de las miles de gracias recibidas por las manos de María: milagros, sanidades, conversiones y protección.

Todos los días, la capilla de la calle de Bac recibe a peregrinos en grupo o de manera individual por hermanas, sacerdotes y laicos. Su misión es también difundir el mensaje de la calle de Bac.

El equipo responsable de la capilla ha implementado un servicio de atención telefónica que permite, por ejemplo, depositar las intenciones de oración, a la Virgen de la medalla milagrosa. Esas intenciones son presentadas a la Virgen María en la misa del martes.

Por supuesto, la tienda de recuerdos ofrece la medalla milagrosa en todas sus formas y colores, así como libros y DVD que recopilan la historia de las apariciones y del mensaje entregado por la Virgen. 

La asociación de la Medalla Milagrosa fue fundada en 1909 con una doble misión:

  • Honrar a María, Madre de Jesús y nuestra Madre, a través de una verdadera vida cristiana y con la difusión de la medalla milagrosa. 
  • Orar por las vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras y ayudar a su formación mediante las becas misioneras de la medalla milagrosa.

Para responder al llamado de la Santa Virgen, existen muchísimas oraciones y en particular una novena a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.