Día 3: corredentora del Mundo

¡Iniciemos nuestro tiempo de oración!


✔️Primero reza la oración para el Tercer Día

¡Oh, Madre del Perpetuo Socorro! Madre de Dios, Reina poderosa del cielo y de la tierra. Madre de misericordia y Corredentora nuestra. Tu eres nuestro socorro, porque nos libras de la mayor desgracia de esta vida, o sea del pecado.  María vela por nosotros, conserva en nosotros la gracia santificante y el amor de Dios, ayúdanos a ser perseverantes y suaviza nuestras penas temporales y espirituales. Ruego que seas nuestro socorro en todo momento oportuno, en el formidable trance de la muerte y en medio de las llamas del Purgatorio.


✔️Luego reza:

- Tres (3) « Avemarías » en honor de la Virgen

- Dos (2) « Glorias » en honor de San Alfonso María de Ligorio


Meditemos juntos:

María eres nuestro Socorro Perpetuo, porque nos auxilias a toda hora y en todo instante.

Los ángeles con los instrumentos de la Pasión en tu Santa Imagen me dicen que Tú eres Correndentora del mundo!

Creo y confieso que, habiendo escogido Jesús, la cruz como instrumento de salvación, no hay para nadie redención sin cruz

Creo y confieso que mis dolores y penas, las angustias del alma y los tormentos del cuerpo, son los instrumentos benditos que la Providencia Amorosa emplea para purificar mi alma, para expiar mis pecados, para labrar mi corona eterna y para acercarme más a Jesús.

Pero también creo y confieso que Dios en la vida sabe mezclar y santificar las tristezas y las alegrías, y que nos lleva al cielo, a veces derramando lágrimas, a veces cantando himnos de gratitud y de amor.



✔️Termina rezando estas cortas  invocaciones: 

-"Nuestra Señora del Perpetuo Socorro ¡ruega por mí!"

-"Adorado San Alfonso, inspírame el recurrir a María ¡en todas mis necesidades!"

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

9 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader