Quinto día: María, salud de los enfermos

María, salud de los enfermos

La Santísima Virgen en Fátima dejó con los pastorcitos un bello mensaje de amor, de misericordia y esperanza y nos pidió que rezaramos sin cesar para superar las adversidades que nos agobian, los males que nos atacan, y para obtener fortaleza y claridad ante la enfermedad


«– Curaré a algunos enfermos, pero a otros no, [porque Nuestro Señor no confía en todos ellos, pues algunos, recuperada su salud, volverían a caer en sus vicios y pecados... y porque para la santificación de algunas personas es más conveniente la enfermedad que la buena salud.]» – Virgen María a los pastorcitos, 13 de septiembre de 1917

Debemos perseverar rezando el Rosario todos los días en favor de todos los afligidos y enfermos. Para curar el cuerpo, antes hay que limpiar el alma de pecado.

Oración final

¡Oh, Santísima Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos! Durante tus apariciones en Fátima, movida por el ruego de los pastorcitos obraste curaciones y santificaste ese lugar con tu presencia. Llenos de confianza en tu Corazón maternal, acudimos a tí buscando sanación para nuestras aflicciones emocionales, nuestras dolencias físicas y enfermedades del alma.

¡Amén!

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

16 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader