Letanías por las vocaciones - Hozana

Letanías por las vocaciones

Letanías por las vocaciones

Alégrense y gocen contigo

todos los que te buscan;

digan siempre: "Grande es el Señor",

los que desean tu salvación,

Yo soy pobre y desgraciado,

Pero el Señor cuida de mí;

Tú eres mi auxilio y mi liberación:

Dios mío, no tardes


V: La Míes es mucha; los obreros pocos;

R: Manda, Señor, obreros a tu míes


V: Tú que te compadeciste de las multitudes que carecían de pastor;

R:Manda, Señor, obreros a tu míes.


V: A los jóvenes que entienden tu llamada;

R: Dales generosidad, Señor


V: A las almas a ti consagradas;

R: Aumenta su caridad, Señor


V: A los jóvenes que dudan de tu llamada

R: Dales certeza, Señor


V: A quienes sienten tu llamado desde niños;

R: Acompáñalos, Señor


V: A los seminaristas;

R: Dales perseverancia, Señor


V: A los sacerdotes que sufren tentación;

R: Dales tu fuerza, Señor


V: A los sacerdotes tibios;

R: Dales tu santidad, Señor


V: A los sacerdotes tristes;

R: Consuélalos, Señor


V: A los sacerdotes que sienten soledad;

R: Sé tú su compañía, Señor


V: A los sacerdotes misioneros;

R: Infúndeles tu celo, Señor


V: A los sacerdotes jóvenes

R: Impúlsalos a buscar tu gloria, Señor


V: A los sacerdotes ancianos,

R: Sostenlos, Señor


V: La míes es mucha; los obreros pocos;

R: Envía, Señor, obreros a tu míes.


V: Por el Santo padre Fransisco;

R: Te rogamos, óyenos


V: Por los pastores de tu Iglesia;

R: Te rogamos, óyenos.


V: Por vuestro obispo

R: Te rogamos, óyenos


V: Por aquellos que necesitan más tu gracia;

R: Te rogamos, óyenos


V: Por quienes están alejados de ti;

R: Te rogamos, óyenos.


Oración: Oh, Jesús, eterno sacerdote, no dejes de enviar nuevos sacerdotes, consagrados a tu Iglesia y familias santas según tu corazón. Necesitamos ministros de tu gracia y de tu amor. Todos ellos nos consuelan en tu nombre, alimentan nuestra esperanza, robustecen nuestra fe, aumentan nuestro amor. Los necesitamos, Señor, porque te necesitamos a ti, porque necesitamos tu amor. No nos dejes solos, Señor.


Envía obreros a la míes del mundo, te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.


Amén

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Publicado en

Publicaciones precedentes

La llamada

30 de marzo de 2019

Oración por las vocaciones

3 de abril de 2019

Orar con los Salmos

10 de abril de 2019

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader