Facebook Pixel23 octubre - Segundo día : !Preparar! - Hozana
Sandra Nathalia

Sandra Nathalia en Novena a Santa Laura Montoya por la paz del mundo

Publicación #3Publicada inicialmente el 23 de octubre de 2018

23 octubre - Segundo día : !Preparar!

Preparar: Para logra la paz, educar a la paz.

Preparemos nuestra vida para que ella sea el lugar donde puede habitar Dios.

 

 

Texto bíblico

"Observa al inocente, fíjate en el bueno; el que busca la paz tendrá una descendencia". – Salmo 37, 37

“Jesús vino a Cafarnaúm, junto al mar, para que se cumpliera la profecía: El pueblo que habitaba en tinieblas ha visto una gran luz. A los que habitan en sombra de muerte, una luz les ha amanecido". – San Mateo 4, 16.

 

 

Del Magisterio de la Iglesia 

A partir de esta enseñanza se puede deducir que toda persona y toda comunidad – religiosa, civil, educativa y cultural – está llamada a trabajar por la paz.

La paz es principalmente la realización del bien común de las diversas sociedades, primarias e intermedias, nacionales, internacionales y de alcance mundial. Precisamente por esta razón se puede afirmar que las vías para construir el bien común son también las vías a seguir para obtener la paz.

Y sin embargo, las numerosas iniciativas de paz que enriquecen el mundo atestiguan la vocación innata de la humanidad hacia la paz. El deseo de paz es una aspiración esencial de cada hombre, y coincide en cierto modo con el deseo de una vida humana plena, feliz y lograda.

En otras palabras, el deseo de paz se corresponde con un principio moral fundamental, a saber, con el derecho y el deber a un desarrollo integral, social, comunitario, que forma parte del diseño de Dios sobre el hombre.

 

El hombre está hecho para la paz, que es un don de Dios. – Benedicto XVI, Mensaje para la jormada mundia de paz 2013.

 

 

 

Unámonos al pensamiento de la Madre Laura que decía:

"Que dicha cuando destruidos todos estos deseos de la tierra, solo queden en mí los sapientísimos del Sagrado Corazón de Jesús".

Después del viaje a Guapa, Risaralda, Colombia, donde la Madre Laura Montoya ayudada por el padre Ezequiel Pérez, pudo conocer los indios, todo en ella se convirtió en un intenso deseo de catequizarlos.

Empezó entonces a organizar sus cosas para internarse en la selva, para una tarea a la cual se sentía claramente llamada. Pero a pesar de buscar ayuda por todas partes, en ninguna parte la encontraba. Resolvió pues, irse a Roma a conseguir directamente el apoyo del Santo Padre.

Pidió y obtuvo permiso de su director espiritual y de su madre doña Dolores y después de sacar del banco el dinero para el viaje, fue como de costumbre a visitar a la Inmaculada en la catedral de Medellín, en ese entonces llamada la iglesia de la Candelaria.

Postrada a sus pies, Laura Montoya oró así: “Mira Señora, este dinero, es el fruto de economías de muchos años y va ahora a ser gastado en hoteles y barcos. Y todo porque tú, Señora mía, me dejas sufrir sola y no me haces el mandado en Roma. Esta misma noche, preséntate, te lo ruego al Santo Padre. Y cuando él ponga la cabeza en la almohada, hazle sentir los gemidos de los pobres salvajes del mundo y compromételo a hacer algo por ellos". Y añadió: “Suspendo el viaje, mientras me traes la respuesta del Papa".

Al salir de la iglesia se encontró con un sacerdote amigo, a quien preguntó cuánto se demoraría en venir una carta desde Roma. Más o menos mes y medio, le contesto el padre.

Pasado este tiempo SS. Pío X publicó la encíclica “Lacrymabili Statu Indorum" (El lastimoso estado de los indios), en la cual pide a los obispos que busquen todos los medios posibles para ayudar a los grupos humanos marginados de la civilización y de la iglesia.

 

 

 

Oración para todos los días

Dios Todopoderoso, te agradecemos por la hermosa presencia de tan excelsa lider, llamada Laura de Catalina. ¡Gracias por darnos a conocer sus dones y sacrificios!

En nombre de ella solicitamos tus bendiciones y que escuches con mucha emoción esta humilde novena. Intercede por todos nosotros para que sean perdonados todos nuestros pecados, que intentan manchar tu benigno nombre.

Reafirmamos nuestra creencia en la Santísima Trinidad, que es tres personas distintas y un sólo Dios a la vez. En virtud de sus poderes, santificamos el nombre de Santa Laura Montoya, una gran mujer valiente y piadosa que dejó una huella imborrable en Colombia y Latinoamerica. ¡Amén!

 

 

 

Oración para el segundo día

Gentil y poderosa Santa Laura Montoya, que ayudaste a miles de hombres a convertir sus pecados en virtudes bondadosas. Te pedimos en el segundo día de esta novena que nos enseñes a reconocer nuestros pecados. Limpia nuestras almas de todo pensamiento negativo, envidias, resentimientos y sentimientos dañinos que destruyen todo. Queremos ascender al cielo, y sabemos que para eso debemos lograr una firme y verdadera conversión para el perdón de todas aquellas culpas cometidas en el pasado y presente. ¡Amén!

 

 

 

Oración por la Paz (San Juan Pablo II)

¡Oh, Dios, Creador del universo!
que extiendes tu preocupación paternal  
sobre cada criatura y que guías los eventos de la historia 
a la meta de la salvación; reconocemos tu amor paternal 
que a pesar de la resistencia de la humanidad  
y, en un mundo dividido por la disputa y la discordia, 
Tú nos haces preparar para la reconciliación. 

Renueva en nosotros las maravillas de tu misericordia; 
envía tu Espíritu sobre nosotros, para que él pueda obrar
en la intimidad de nuestros corazones;
para que los enemigos puedan empezar a dialogar;
para que los adversarios puedan estrecharse las manos;
y para que todas las personas puedan
encontrar entre sí la armonía.

Para que todos puedan comprometerse
en la búsqueda sincera por la verdadera paz;
para que se eliminen todas las disputas,
para que la caridad supere el odio,
para que el perdón venza el deseo de venganza.

Que con un solo corazón y una sola mente,
trabajen para que todo el mundo sea
una verdadera casa para todos sus pueblos.

¡Paz! ¡Paz! ¡Paz! 

¡Amén!

 

Gozos para todos los días

Al presentarte nuestros ruegos, venimos llenos de confianza:

Madre Laura. danos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

II

Madre y maestra de los indios de nuestra selva latinoamericana:

Vuelve a enseñarnos los caminos de tus intrépidas andanzas.

Y hacer así que la luz del Evangelio, llegue por cerros y cañadas,

a redimir a los cautivos de la pobreza y la ignorancia.

Madre Laura. danos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

II

Ante el asombro de tus ojos, la turba inquieta y afanada de las hormigas

un secreto de amor te confio sin palabras.

Y desde entonces la ternura de Dios,

inmensa y desbordada sobre los buenos y los malos,

con un suave ardor te abrasó el alma.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

III

Tú que supiste de pobreza y también fuiste desplazada,

mira el dolor de tus hermanos de tu patria latinoamericana.

Haz que florezca entre nosotros aquella paz tan anhelada,

en la justicia y el progreso que como hermanos nos igualan.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

IV

Tu acendrado y fiel cariño hacia la señora Inmaculada,

marcó tus días y noches, le dió certeza a tu esperanza.

Su amor fue siempre el santo y seña de tus empresas arriesgadas,

Su dulce nombre y melodioso entre los tambos se escuchaba.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

V

Si las serpientes y las fieras por el poder de tu plegaria,

como predijo el evangelio, pacificaron su acechanza:

Líbranos hoy de los peligros que por doquier nos amenazan

a quienes vamos de camino a compartir la alegria de nuestras patrias.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

VI

Que tu corazón en carne viva, porque "los indios son mi llaga",

contagie a todos tu angustia por tanta gente marginada.

Haznos sentir la sed de Cristo que dio vigor a tu constancia,

en las tareas de su Reino de Amor y Bienaventuranza.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generosoVII

 

VII

A los discípulos de Cristo, tu gesta heroica nos señala la ruta audaz del evangelio

hacia regiones muy lejanas.

Transforma nuestro continente que ya es iglesia misionada,

en una iglesia misionera de leve alforja y sandalias.

Madre Laura. contágianos a todos Tu celo ardiente y generoso

 

¡Amén!

 

 

Oracion Final

Dios, Padre misericordioso,

que elegiste a Santa Laura Montoya

para despertar en la iglesia el sentido misionero,

especialmente hacia las comunidades marginadas de la sociedad.

Concédenos que podamos imitarla en su actitud contemplativa

y en la búsqueda constante de la salvación de los hermanos.

Danos la gracia de una conversión sincera al Evangelio

para que así un día florezca entre nosotros una paz justa y duradera,

por el progreso de todos, especialmente de los más necesitados.

Además, rogamos por los méritos de Santa Laura Montoya,

el remedio de estas necesidades ... (meditar sobre nuestras necesidades)

si es para tu mayor gloria y nuestra salvación.

Por Jesucristo nuestro Señor.

¡Amén!

 

 

 

 

Acción concreta:

La búsqueda de  la propia paz es la búsqueda de nuestro propio ser e implica encontrar un sentido íntimo y profundo a la vida, a lo qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos. La búsqueda de la paz interior contiene un nivel de exigencia y de compromiso que recupera el sentido de la búsqueda como una forma de caminar y no como una meta para alcanzar. Encontrar la propia paz signifca hacer las paces consigo mismo.  Podemos optar por buscar procesos de paz personales, resolviendo los conflictos que perturban nuestra armonía y equilibrio, auto-perdonándonos, transformando la vergüenza en compasión, las culpas en entendimiento, los juicios en aceptación, y las dudas en confianza.


 

 

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Publicado en

Publicaciones precedentes

Historia de Santa Laura Montoya

Publicación #1Publicada inicialmente el 21 de octubre de 2018

22 octubre - Primer día: ¡Elegir!

Publicación #2Publicada inicialmente el 22 de octubre de 2018

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader