Los Misterios Gozosos: La Anunciación - Meditación de Benedicto XVI

Los Misterios Gozosos: La Anunciación - Meditación de Benedicto XVI

Durante los próximos 5 días, meditaremos los misterios Gozosos.

Empecemos con el primer misterio gozoso que es el de la Anunciación. Este misterio nos recuerda el fruto de la humildad y nos invita a decir « si » a la voluntad del Señor.


El eterno hoy de Dios ha descendido en el hoy efímero del mundo, arrastrando nuestro hoy pasajero al hoy perenne de Dios. Dios es tan grande que puede hacerse pequeño. Dios es tan poderoso que puede hacerse inerme y venir a nuestro encuentro como niño indefenso para que podamos amarlo.[…]

 

Reflexionar sobre este misterio gozoso nos da esperanza, la esperanza segura de que Dios continuará penetrando en nuestra historia, actuando con poder creativo para realizar objetivos que serían imposibles para el cálculo humano. Esto nos impulsa a abrirnos a la acción transformadora del Espíritu Creador que nos renueva, que nos hace uno con él y nos llena de su vida. Nos invita, con exquisita cortesía, a consentir que él habite en nosotros, a acoger la Palabra de Dios en nuestro corazón, capacitándonos para responderle con amor y para amarnos los unos a los otros.




Extractos de textos de meditación acerca de « la Anunciación » - Benedicto XVI

Oración por los Sacerdotes

Señor, te encomendamos a todos los sacerdotes y

personas consagrados en tu Iglesia.

Te confiamos a las ovejas perdidas,

que se han entregado a actos vergonzosos:

Siembra en sus corazones un sincero arrepentimiento,

concédeles el valor para hacer todo lo que esté a su alcance

para que las víctimas obtengan justicia,

permíteles reparar semejante horror con un mayor bienestar.

También ponemos en tus manos a las autoridades eclesiásticas

que gestionan tales actos:

permíteles discernir la actitud correcta a seguir,

teniendo en cuenta el bien de las víctimas,

sus familias de la Iglesia y la sociedad.

Finalmente, te confiamos a los sacerdotes, obispos y

religiosos que son fieles servidores del Evangelio,

y cuya carga es muy pesada en estos días

cuando el clero es señalado con el dedo,

y que están sujetos a falsas acusaciones.

Con María y con san Miguel te lo pedimos en el nombre de Jesús. 

¡Amén!

Oremos 

Un Padre Nuestro, 10 Ave María, y las oraciones a María y San Miguel haciendo clic en el botón de abajo "Oro"

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

4 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader

Llamado del Papa Francisco: este mes oremos el Santo Rosario