Las 15 oraciones de santa Brígida

Las 15 oraciones de Santa Brígida de Suecia son un conjunto de oraciones que el mismo  Cristo le enseñó durante sus apariciones. Si se rezan con fe y amor, estas oraciones permiten entrar en el misterio de la pasión y participar en su obra redentora.

¿Por qué rezar las 15 oraciones de Santa Brígida de Suecia?

A esta joven que, desde la infancia, se cuestionaba sobre la pasión de Cristo, él se le apareció  y le encomendó esta oración que hace fecunda cada una de las heridas que recibió por amor a nosotros. Somos salvados por la cruz y estas 15 oraciones son una fuerte materialización de ella.

 De hecho, Jesús le confió a santa Brígida: “Recibí 5480 golpes en mi cuerpo. Si quieres honrarlos con alguna veneración, dirás 15 Padre Nuestro, 15 Ave María y las 15 oraciones que te enseñaré, durante todo un año... Transcurrido el año, habrás venerado cada uno de mis heridas”.

Él le prometió que el  orante ganaría un lugar cerca al padre si reza estas oraciones durante un año,  reviviendo así su agonía en la cruz. Estas 15 oraciones también salvarán a 15 almas del purgatorio, confirmarán a 15 justos y convertirán a 15 corazones.

¿Cómo rezar las 15 oraciones de Santa Brígida?

 Rece  las 15 oraciones seguidas de un "Padre Nuestro", un "Ave María" y de esta oración introductoria:

“¡Oh dulce Jesús mío! Hiere mi corazón, para que las lágrimas de penitencia, dolor y amor sean mi pan, día y noche. Conviérteme enteramente a ti, que mi corazón sea tu morada perpetua, que mi conversación te sea agradable, y que el final de mi vida te sea tan loable que después de mi muerte pueda merecer tu paraíso y alabarte por siempre con todos tus santos. ¡Que así sea!”

Primera oración

“¡Oh Jesús mío! dulzura eterna para los que te aman, gozo que sobrepasa todo gozo y todo deseo, esperanza y salvación de los pecadores, que ha dado prueba de no tener mayor satisfacción  que estar entre los hombres hasta que no tomen la naturaleza humana en la  plenitud de los tiempos por amor a ellos, recuerda los sufrimientos que soportaste desde el momento de tu concepción y especialmente en el tiempo de tu santa pasión, como había sido decretado y ordenado desde toda la eternidad según la voluntad divina. Recuerda, Señor, que al hacer la última cena con tus discípulos, después de lavarles los pies, les diste tu cuerpo sagrado y tu preciosa sangre, y, mientras los consolabas suavemente, les predijiste tu próxima pasión. Recuerda la tristeza y la amargura que has sentido en tu alma, como tú mismo has demostrado, diciendo: “Mi alma está triste hasta la muerte.” Recuerda, Señor, los miedos, las angustias y los dolores que soportaste en tu delicado cuerpo antes del suplicio de la cruz, cuando después de haber rezado tres veces mientras sudabas sangre, fuiste traicionado por Judas, tu discípulo, apresado por la nación que elegiste y en la que fuiste criado, acusado por falsos testigos, injustamente juzgado por tres jueces, en la flor de tu juventud y en la época solemne de la Pascua. Recuerda que te han despojado de tus propias ropas y te han puesto las de la burla; que te vendaron los ojos y te cubrieron el rostro, que te dieron latigazos, que te coronaron de espinas, que te pusieron una caña en la mano y que atado a una columna fuiste  desgarrado por los golpes y abrumado por los insultos y los ultrajes. En recuerdo de estas penas y dolores que soportaste antes de tu pasión en la cruz, dame antes de la muerte una verdadera contrición, una confesión pura y completa, una penitencia digna y la remisión de todos mis pecados. ¡Que así sea!"

Segunda oración

“¡Oh Jesús mío! Verdadera libertad de los ángeles, paraíso del deleite, recuerda el horror de la tristeza que soportaste cuando tus enemigos, como leones furiosos, te rodearon, y con mil insultos, escupitajos, latigazos, arañazos y otros increíbles suplicios, te atormentaron a su antojo. En consideración de estos tormentos y de estas injurias, te suplico, oh mi Salvador, que me liberes de mis enemigos visibles e invisibles, y me lleves, bajo tu protección, a la perfección de la salvación eterna. ¡Que así sea."

Tercera oración

“¡Oh Jesús! Creador del cielo y la tierra, a quien nada puede limitar, tú que encierras y mantienes todo bajo tu poder, recuerda el dolor amargo que soportaste cuando los soldados, atando tus manos sagradas y tus pies delicados en la cruz, los atravesaron con grandes clavos romos y, al no encontrarte en el estado en que querían para satisfacer su rabia, aumentaron tus llagas,  y agregaron dolor tras dolor luego, con una crueldad inaudita, te colocaron en la Cruz y te empujaron por todos lados, dislocando tus miembros. Te suplico, por el recuerdo de este santo y amoroso dolor de la cruz, que me des tu temor y tu amor. ¡Que así sea!"

Cuarta oración

“¡Oh Jesús mío! Médico celestial, clavado en la cruz para sanar nuestras heridas con las tuyas, recuerda la extenuación  y las magulladuras que sufriste en  tus miembros, ninguno de los cuales permanecerá en su lugar, de manera  que no hubo dolor similar al tuyo. Desde las plantas de tus pies hasta la coronilla, ninguna parte de tu cuerpo estuvo libre de tormento; y sin embargo, olvidándote de tus sufrimientos, no te cansaste de orar a tu padre por tus enemigos, diciéndole: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”  Por esta gran misericordia y en memoria de este dolor, haz que el recuerdo de tu amarga pasión obre en mí una perfecta contrición y la remisión de todos mis pecados. ¡Que así sea!”

Quinta oración

“¡Oh Jesús mío! Espejo de eterno esplendor, recuerda la tristeza que tuviste cuando, contemplando a la luz de tu divinidad la predestinación de los que iban a ser salvados por los méritos de tu santa pasión, viste al mismo tiempo la multitud de los  que iban a ser condenados por sus pecados, y tú te compadeciste amargamente de esos miserables pecadores perdidos y desesperados. Por este abismo de compasión y piedad, y principalmente por la bondad que muestras hacia el buen ladrón, diciéndole: "Hoy estarás conmigo en el paraíso", te ruego, oh dulce Jesús, que a la hora de mi muerte, tengas piedad de mí. ¡Que así sea!"

Sexta oración

“¡Oh Jesús mío! Rey adorable y todo deseable, recuerda el dolor que tuviste cuando, desnudo y como un desgraciado, atado y alzado en la cruz, todos tus familiares y amigos te abandonaron, excepto tu amada madre que te acompañó junto a San Juan,  fielmente  en tu agonía y  que  los recomendaste mutuamente, diciendo: “¡Mujer, aquí tienes a tu hijo! », Y al discípulo: «¡Aquí tienes a tu madre! Te suplico, oh mi Salvador, con la espada del dolor que luego traspasó el alma de tu santa madre, que tengas compasión de mí en todas mis aflicciones y tribulaciones, tanto corporales como espirituales, y que me ayudes en mis dificultades, especialmente en el momento de mi muerte. ¡Que así sea!"

Séptima oración

“¡Oh Jesús mío! Fuente inagotable de piedad que, con profundo afecto y amor, dijiste en la cruz: “¡Tengo sed! », Pero de la sed de salvación de la humanidad, te ruego, oh mi Salvador, que exaltes el deseo de mi corazón de luchar por la perfección en todas mis obras, y que extingas por completo en mí la concupiscencia y la lujuria carnal y el ardor de los apetitos mundanos. ¡Que así sea!"

Octava oración

“¡Oh Jesús mío! Dulzura del corazón, dulzura del espíritu, a través de la amargura de la hiel y el vinagre que probaste en la cruz por nuestro amor, concédeme recibir con dignidad tu precioso cuerpo y tu sangre de por vida y a la hora de mi muerte, para que sirva de remedio y consuelo para mi alma. ¡Que así sea!"

Novena oración

“¡Oh Jesús mío! Virtud Real, alegría del espíritu, recuerda el dolor que soportaste, cuando sumergido en la amargura ante la proximidad de la muerte, insultado y ultrajado por los hombres, clamaste que te abandonaba tu Padre, diciéndole: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" Por esta angustia, te suplico, Salvador mío, no me abandones en los terrores y dolores de la muerte. ¡Que así sea!"

Décima oración

“¡Oh Jesús mío! Que eres en todo principio y fin, vida y virtud, recuerda que por nosotros fuiste sumergido en un abismo de dolores, desde las plantas de los pies hasta la coronilla. En consideración al tamaño de tus heridas, enséñame a guardar tus mandamientos mediante la verdadera caridad, estos mandamientos cuyo camino es ancho y fácil para quienes te aman. ¡Que así sea!"

Undécima oración

“¡Oh Jesús mío! Profundo abismo de misericordia, te suplico, en memoria de tus llagas que han penetrado hasta la médula de tus huesos y tus entrañas, que me saques, a mí, miserablemente sumergido por mis ofensas,  fuera del pecado y que me  escondas de tu rostro airado en los agujeros de tus llagas, hasta que hayan pasado tu ira y tu justa indignación. ¡Que así sea!"

Duodécima oración

“¡Oh Jesús mío! Espejo de verdad, marca de unidad, vínculo de caridad, recuerda la multitud de heridas  que te han causado de pies a cabeza, desgarrado y ensangrentado por el derramamiento de tu adorable sangre. ¡Oh grande y universal dolor que sufriste por amor a nosotros en tu carne virginal! Mi dulce Jesús, ¿Qué pudiste haber hecho por nosotros que no hubieras hecho? Te suplico, oh mi salvador, que marques con tu sangre preciosa todas tus heridas en mi corazón, para que pueda leer constantemente tus dolores y tu amor. Que por el recuerdo fiel de tu pasión, el fruto de tus sufrimientos se renueve en mi alma, y que tu amor crezca allí cada día, hasta llegar a ti que eres el tesoro de todos los bienes y de todas las alegrías que te ruego me des, oh dulce Jesús, en la vida eterna. ¡Que así sea!"

Decimotercera oración

“¡Oh Jesús mío! León muy fuerte, rey inmortal e invencible, recuerda el dolor que soportaste, cuando todas tus fuerzas, tanto de corazón como de cuerpo, agotadas, inclinaste la cabeza diciendo: “¡Todo está  consumado! ". Por esta angustia y este dolor, te suplico, Señor Jesús, que tengas misericordia de mí en la última hora de mi vida, cuando mi alma estará en angustia y mi espíritu se turbará. ¡Que así sea!"

Decimocuarta oración

“¡Oh Jesús mío! Hijo único del padre, esplendor y figura de su sustancia, recuerda la humilde recomendación que le hiciste a tu padre diciéndole: “¡Padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu! Entonces, tu cuerpo desgarrado, tu corazón quebrantado, y  las entrañas de tu misericordia abiertas para redimirnos, ¡expiraste! Por esta preciosa muerte, te suplico, oh rey de los santos, que me consueles y me ayudes a resistir al demonio, la carne y la sangre, para que estando muerto para el mundo, viva solo en ti. Recibe te ruego, en la hora de mi muerte, mi alma peregrina y exiliada que vuelve a ti. ¡Que así sea."

Decimoquinta oración

“¡Oh Jesús! Vid verdadera y fecunda, recuerda la abundante profusión  de sangre que tan generosamente derramó  tu sagrado cuerpo, así como las uvas bajo el lagar. De tu costado, atravesado con una lanza por un soldado, diste sangre y agua, de modo que no quedó una sola gota. Y al fin, como un manojo de mirra levantado de lo alto de la cruz, tu delicada carne fue aniquilada,  la humedad de tus entrañas se extinguió, la médula de tus huesos se secó. Por esta amarga pasión y por el derramamiento de tu preciosa sangre, te suplico, oh buen Jesús, que recibas mi alma cuando entre en agonía. ¡Que así sea!"

Practica la oración con las comunidades Hozana y reza por la salvación de los pecadores

Hozana te ofrece diversas propuestas espirituales para que puedas aprender a orar y crecer en tu vida espiritual.

Por ejemplo, para practicar la oración de recogimiento, deja que Santa Teresa de Ávila te guíe por el "castillo interior" de tu alma hasta el Señor, uniéndote a esta novena de Hozana.

Además,  puedes encomendar las almas pecadoras al Señor, uniéndote a esta comunidad de oración, también puedes rezar a la Divina Misericordia, para que aprendas a tener compasión por aquellos que más lo necesitan, pues están lejos del Señor.