La Lectio divina en grupo: método y consejos

La lectio divina, es un método de lectura orante de las Sagradas Escrituras, que a menudo se asocia con la tradición monástica, en particular la carmelita. Si la lectura sagrada ha estado abierta a los laicos - especialmente a partir del Concilio Vaticano II - y puede ser practicada por cualquier cristiano en casa, también es objeto de práctica comunitaria. "Porque donde dos o tres se reúnan  en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos". (Mateo 18: 20).

¿En qué marco comunitario practicar la lectio divina?

La lectio divina puede ser objeto de reuniones específicas; en muchas parroquias hay grupos de oración que reúnen regularmente a algunos feligreses en torno a los textos sagrados. También puede ser simplemente objeto de un momento de recogimiento durante un encuentro pastoral, un encuentro espiritual. Igualmente es posible practicarlo con su familia, con sus hijos o su cónyuge. Ningún requisito previo es necesario, más allá del deseo de compartir este momento de acogida y oración con toda benevolencia y fraternidad.

Sin embargo, para garantizar una buena calidad de escucha, es importante que se tome el tiempo suficiente (especialmente si el grupo es grande) y que se eviten demasiados participantes (más allá de 10 personas, puede resultar más difícil).

¿Cómo practicar la lectio divina entre varios?

Preparación ascendente

Si esto se hace en un marco relativamente formal (especialmente en un grupo de intercambio), el texto se elegirá en sentido ascendente. Se pueden preparar algunas notas y comentarios al respecto para alimentar la fase de meditación. Se puede elegir una oración en relación con el pasaje leído.

Estos elementos deben poder alimentar e iluminar el pensamiento de todos, pero es importante tener cuidado de no limitar o guiar la comprensión del mensaje.

Desarrollo de la lectio divina en grupo

La entrada en el momento de compartir se puede hacer con la señal de la cruz, un canto si es necesario y sobre todo una invocación al Espíritu Santo para guiar a todos en su lectura y escucha.

Enseguida encontramos las cuatro etapas de la lectio divina

• La lectio: El pasaje se leerá al menos tres veces, una o dos veces en voz alta con la participación, si es posible, de diferentes lectores. Dejarle a cada uno un poco de tiempo para que relea el pasaje en silencio.

• La meditatio: Si se han buscado notas o comentarios, se pueden entregar en ese momento. Todos tienen tiempo para hablar para expresar sus sentimientos y preguntas; hablar de lo que sintió o comprendió. Es bueno salir de una primera ronda en la que cada uno habla en su nombre y no busca rebotar en lo que podría decir el otro. Una vez que todos hayan hablado; una segunda ronda puede ayudar a profundizar la comprensión del mensaje, a la luz de lo que todos han dicho.

• La oratio y la contemplatio: La oración puede ser colectiva seguida de un tiempo de silencio que permita a cada uno continuar su oración y su tiempo de adoración de corazón a corazón con el Señor. El momento de  compartir puede terminar con un Padre Nuestro.

Con Hozana, únete a diversas comunidades para aprender a orar y a leer la biblia

Hozana te ofrece numerosas opciones para que aprendas a orar y crezcas en tu vida de oración diariamente. Por ejemplo, si te unes a la comunidad “la reflexión del día”, podrás, por medio de las Sagradas Escrituras, tener un momento espiritual y vivir un encuentro con Dios a través de la oración.  
También puedes hacer depositar una intención de oración, para que otros cristianos oren contigo por tu petición.