Oraciones de la mañana cortas y poderosas

Rezar por la mañana al despertar, aún de manera breve, transforma nuestra jornada.  Al reconocer que Dios crea cada nuevo día y al expresarle nuestra gratitud, nos disponemos a recibir su alegría y su paz. Aquí tienes una selección de oraciones católicas cortas y sencillas, pero tan poderosas que pueden ayudarnos a empezar bien el día confiándolo a Jesús, y siendo llenos del Espíritu Santo.

Oración de la mañana del Padre Ignacio Larrañaga

“Señor, en el silencio de este día que nace, vengo a pedirte paz, sabiduría y fortaleza. Hoy quiero mirar el mundo con ojos llenos de amor; ser paciente, comprensivo, humilde, suave y bueno. Ver, detrás de las apariencias, a tus hijos, como los ves tú mismo para así poder apreciar la bondad de cada uno. Cierra mis oídos a toda murmuración, guarda mi lengua de toda maledicencia y que sólo permanezcan en mí los pensamientos que bendicen. Quiero ser tan bien intencionado y justo que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia. Revísteme de tu bondad, Señor, y haz que durante este día yo te refleje. Amén”

Oración de la mañana de San Ignacio de Loyola

“Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Todo mi haber y mi poseer Tú me lo diste, a Ti, Señor, lo retorno. Todo es tuyo: dispone de ello según Tu voluntad. Dame Tu amor y Tu gracia, que éstas me bastan. Amén”

Oración de la mañana de Santa Teresita del niño Jesús

“Dios mío! Te ofrezco todas mis acciones de hoy, por las intenciones del Sagrado Corazón de Jesús, y sólo para su gloria. Quiero santificar los latidos de mi corazón, mis pensamientos y mis obras, por más insignificantes que sean, uniéndolos a sus méritos infinitos, y para reparar mis faltas, arrojándolas en la inmensa hoguera de su Amor Misericordioso. ¡Oh Dios mío! te pido para mí y para mis seres queridos, la gracia de cumplir, con toda perfección, tu santa voluntad y aceptar, por tu amor, las alegrías y las penas de esta vida pasajera, para que un día estemos reunidos en el Cielo por toda la eternidad. Amén!

Oración de la mañana de Santa Teresa de Calcuta

“Vengo a Ti, Jesús, para que me acaricies antes de que empiece mi jornada. Que tus ojos se posen un instante en los míos. Déjame que lleve a mi lugar de trabajo la certeza de tu amistad. Llena mi espíritu para que soporte el desierto del ruido. Que tu resplandor bendito recubra la cima de mis pensamientos y concédeme la fuerza para quienes necesitan de mí. Amén.”

Oración de la mañana a la Virgen María, del padre Kentenich

“¡Oh Señora mía, oh Madre mía !, yo me entrego del todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón, en una palabra, todo mi ser, ya que soy todo tuyo, ¡oh Madre de bondad !, guárdame y protégeme como hijo tuyo. Amén.”

Hozana nos ayuda a todos a rezar cada mañana

Todos debemos descubrir o redescubrir hasta qué punto la oración puede transformar nuestros corazones y cambiar nuestras vidas. De hecho, muy a menudo nuestros tiempos de oración nos parecen áridos: el aburrimiento y el desánimo pueden acosarnos. Sin embargo, la oración puede ser un verdadero momento de gozo, un tiempo de encuentro íntimo con Cristo quien nos ama infinitamente.

Hozana ayuda a cada cristiano, incluyéndote a ti, a redescubrir la alegría de la oración y perseverar en la fidelidad. Por lo cual, Hozana te permite descubrir cientos de propuestas espirituales de una inmensa riqueza y escoger aquellas que te alimentarán más. Ahora, es tu turno de dejarte guiar en la selección de tu primera comunidad!