9 días de oración por las familias (en audio)🎧

Recibe 9 meditaciones en audio sobre 9 aspectos de tu relación con la familia, inspirados en la vida de Santa Ana y San Joaquín, abuelos de Jesús y padres de la Virgen María

60 comparte

Un tiempo para ir hacia las sendas del amor y la hospitalidad: un tiempo para recentrarnos en la familia, de nuestra historia, para abrazarla, reconciliarnos con ella y así caminar tranquilos y con esperanza en el proyecto de vida que hemos deseado y por el cual trabajamos.

Objetivo del itinerario:

🙏Pedir por todas las familias para que en ellas reine el amor y la hospitalidad en un tiempo de tantos conflictos y ataques que se hacen hacia esta institución.

 Itinerario:

Día 1: un hogar cristiano.

Día 2: una familia de ayer ejemplo para el hoy 

Día 3: ¿qué es la caridad para mí?

Día 4: un mundo grita amor y caridad. 

Día 5: el amor en el hoy de la familia. 

Día 6: ejemplos de Joaquín y Ana para los padres de hoy.

Día 7: los hijos, la melodía del hogar. 

Día 8: y todo lo compartían en el hogar. Diálogo en la familia.  

Día 9: entregamos a los demás lo que recibimos.

¿Por qué San Joaquín y Santa Ana?

Caminemos con Joaquín y Ana para que, como aquella familia elegida por Dios para formar a la madre de su Hijo, hoy en día, en un mundo tan convulsivo volvamos nuestros ojos y esperanza hacia un hogar lleno de amor y fe que proponemos como ejemplo de vida para las familias y las nuevas generaciones.

De la mano de Joaquín y Ana redescubramos valores tan profundos como el servicio, la caridad, entrega, el amor y sobretodo el dejarse abandonar en Dios.

Una realidad muy dura vivimos a nivel mundial y sólo desde la caridad y la entrega podemos obtener toda la fuerza necesaria que ocupamos para superar las repercusiones de lo que estamos experimentando.

En este itinerario con los padres de María, caminemos hacia las sendas del amor y la hospitalidad.

 

 

Oración de la novena

ORACIÓN A SANTA ANA PARA PEDIR POR LOS HIJOS

Gloriosa Santa Ana, Patrona de las familias cristianas, a Ti encomiendo mis hijos. Se que los he recibido de Dios y que a Dios les pertenecen por tanto te ruego me concedas la gracia de aceptar lo que su Divina Providencia disponga para ellos. Bendíceles oh Misericordiosa Santa Ana, y tómalos bajo tu protección. No te pido para ellos privilegios excepcionales; sólo quiero consagrarte sus almas y sus cuerpos, para que preserves ambos de todo mal. A Ti confío sus necesidades temporales y su salvación eterna. Imprime a sus corazones, mi buena Santa Ana, horror al pecado; apártales del vicio; presérvales de la corrupción; conserva en su alma la fe, la rectitud y los sentimientos cristianos; y enséñales, como enseñaste a Tu Purísima Hija la Inmaculada Virgen María, a amar a Dios sobre todas las cosas. Santa Ana, Tu que fuiste Espejo de Paciencia, concédeme la virtud de sufrir con paciencia y amor las dificultades que se me presenten en la educación de mis hijos. Para ellos y para mí, pido Tu bendición, oh Bondadosa Madre Celestial. Que siempre te honremos, como a Jesús y María; que vivamos conforme a la voluntad de Dios; y que después de esta vida hallemos la bienaventuranza en la otra, reuniéndonos Contigo en la gloria para toda la eternidad. Así sea.