Encuentra tu alma gemela: esperanza en la Escuela de San José

Esta novena ha sido diseñada para los solteros, de modo que puedan caminar en la esperanza con San José y confiarle su deseo de tener una verdadera alianza con su pareja.

¡Comienza cuando quieras la novena!

Esta novena ha sido diseñada para los solteros, de modo que puedan caminar en la esperanza con San José y confiarle su deseo de tener una verdadera alianza con su pareja.

Me gusta, invito a mis amigos

896 comparte

San José siempre ha respondido a mis oraciones y esperanzas más allá de mis expectativas

- Santa Teresa de Ávila

¿Por qué hacemos esta novena?

Hay heridas de las que no hablamos nunca, o de las que hablamos muy poco, pues no se hicieron abruptamente, sino que se fueron formando con el tiempo, por causa de una misteriosa ausencia o de una larga e implacable espera. No obstante, estas heridas secretas nos permiten tener un viaje espiritual inigualable y  experimentar el abandono y la esperanza. Esto es exactamente lo que sucede con aquellos que saben que están llamados al matrimonio, pero están solteros.


El Génesis dice: "No conviene que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada" (Génesis 2:18). Quizá nos preguntamos ¿Cómo es posible que Dios haga esperar mucho tiempo a alguien que ama?. Pues, debemos saber que cuando Dios responde, lo hace para manifestar un don maravilloso; este don no es solo para la persona que lo recibe, sino también para compartir con los demás . Del mismo modo sucede con la espera durante la soltería: ella manifiesta en qué medida Dios quiere hacernos entrar en ese tiempo de la Alianza. El Señor primero comienza haciendo un pacto especial con la persona, de manera individual y luego lo refleja en la pareja.


Además, sabemos que San José es un poderoso intercesor para aquellos que le confían su deseo de contraer matrimonio. Al ser un modelo de esperanza, José nos introduce en el viaje espiritual de aquellos que se alinean a Dios; al ser un marido modelo, prepara nuestros corazones para amar como él amó a la Virgen María, y al ser un modelo de protector, cuida de cada uno de nosotros, como un buen mediador de la Providencia.

Concretamente, ¿Qué vamos a hacer en esta novena?

Durante esta novena,  confiaremos cada día a San José  nuestro deseo de encontrar la persona que Dios ha destinado para nosotros. Durante nueve días, vamos a aprender en la escuela de San José a vivir en la esperanza de aquellos que esperan todo del Señor.


Programa de la novena

Día 1: vive tu deseo -el gran amor de José por la Virgen María

Día 2: vive la soledad -José frente al misterio de la Anunciación

Día 3: vive la pobreza -Joseph, un "anawim" o un pobre hombre de Dios 

Día 4: vive el tiempo -José al ritmo del plan de Dios

Día 5: camina con el Señor -José, el que escucha al Señor 

Día 6: vive con humildad y sana tus heridas -El anuncio a José 

Día 7: confía en Dios -Dios le da a José todos los medios para cumplir su misión 

Día 8: vive la alegría -Las 7 alegrías de San José 

Día 9: únete a todos en la esperanza -La acción de San José en nuestras vidas 

¿Quién nos propone esta novena?

Claire de Saint Lager, es autora, conferencista y fundadora de "Isha Formation" y "Comme des colonnes sculptées(como columnas esculpidas) de Ediciones Emmanuel. De hecho, acaba de firmar su segundo ensayo sobre la soltería como un camino de esperanza; la larga espera es un viaje espiritual hacia la alianza.

La novena está ilustrada por las obras del pintor Arcabas; cada meditación trata de un pasaje de la vida de San José y va acompañada de extractos del libro Comme des colonnes sculptées (como columnas esculpidas)



Que nuestros hijos sean como plantas, florecientes en plena juventud; que nuestras hijas se asemejen a columnas, esculpidas como las de un palacio.


Salmo 144:12

Oración de la novena

Dios te salve, José

Dios te salve, José, colmado de gracia divina. Entre tus brazos descansó el Señor y ante tus ojos creció. Bendito tú eres entre todos los hombres, y bendito es Jesús, el hijo divino de tu virginal esposa. San José, tú que fuiste dado como padre al Hijo de Dios, ruega por nosotros cuando nos asaltan las preocupaciones por nuestras familias, salud y trabajo, hasta el fin de nuestros días, y dígnate socorrernos a la hora de nuestra muerte, Amén.

Ora desde ya con esta novena haciendo clic en "Oro"