9 días para progresar espiritualmente con Santo Tomás

9 días para reflexionar e identificar nueve aspectos de la espiritualidad con Santo Tomás de Aquino. Recibe, cada día, una meditación escrita guiada.

48 comparte

"Pensar y rezar para progresar espiritualmente"

Te inscribes a una novena de reflexión, inspirada en la espiritualidad de Tomás de Aquino, un gran teólogo y también un maestro espiritual.

Esta novena pretende, conocer mejor a Dios para amarlo más.  Según el dicho popular “nadie ama lo que no conoce”, si conocemos algo mejor, lo podremos amar más.

Para este santo medieval y dominico, la Verdad despierta Amor. Y hoy, más que a aprender su pensamiento, este santo –el Aquinate– puede ayudarnos a pensar... y a rezar.

Abramos nuestra mente y nuestro corazón a las enseñanzas de Tomás

Itinerario

 Día 1: Una espiritualidad de relación con Dios.

 Día 2: Una espiritualidad abierta y en diálogo con la realidad.

Día 3: Una espiritualidad inteligente, que integre Fe y razón. 

Día 4: Una espiritualidad  encarnada y humana.

Día 5: Una espiritualidad  feliz, o de la felicidad.

 Día 6: Una espiritualidad  teologal.

Día 7: Una espiritualidad  de comunión.

Día 8: Una espiritualidad  orante y contemplativa.

Día 9: Una espiritualidad  de compromiso misionero. 



Tomás de Aquino ha pasado a la historia como un gran teólogo, tanto que

 «la Iglesia ha propuesto siempre a santo Tomás como maestro de pensamiento y modelo del modo correcto de hacer teología» (Juan Pablo II, Fides et Ratio, 43).

Sin embargo su dimensión de maestro espiritual no ha sido muy tenida en cuenta...especialmente, porque desde el siglo XV en adelante, la teología y la espiritualidad no siempre caminaron integradas en la vida de la Iglesia. Los teólogos, al reflexionar la fe, se fueron preocupando más por el formato científico de sus planteamientos, que por el talante evangélico y testimonial de sus reflexiones. En realidad, la teología es la reflexión de la experiencia creyente vivida y suscitada por el Espíritu: teología y espiritualidad deben ir siempre juntas. 

Tomás de Aquino, por eso, no solo es maestro en el pensar la teología sino también, es maestro en el vivir la teología, en el vivir teologalmente, según el Espíritu de Dios. En esta novena iremos tomando nota de aquellos rasgos de espiritualidad que subyacen en su doctrina teológica. Hay que saber que toda doctrina teológica es una reflexión del conjunto de la Revelación cristiana que un creyente o grupo de creyentes realiza y que, en sintonía con el Magisterio eclesial, aporta una perspectiva particular del conjunto del mensaje del Evangelio.

Así, Tomás, sin otra pretensión que enseñar a su discípulo a pensar y a vivir por sí mismo, presenta su doctrina y su vida cargadas de valores para inspirar, así, una manera propia de comportarse humana y cristianamente, ...y esto bien podemos llamarlo: espiritualidad.

Concretamente, ¿qué vas a recibir?

  • Un texto que, a partir de escritos de Tomás de Aquino, expone un rasgo de su propuesta de Teología espiritual

  • Unas preguntas que pueden ayudar a personalizar la temática.

  • Una oración con la que la Iglesia pide la intercesión de santo Tomás de Aquino.

Conociendo a Santo Tomás

Santo Tomás de Aquino nace en el castillo de Roccaseca (Italia) el año 1225.  A los diecinueve años ingresa en la Orden de Predicadores. Por indicación de Fray Juan Teutónico, Maestro de la Orden, termina sus estudios en París y Colonia, bajo la guía de Fray Alberto Magno. A los treinta y dos años Tomás de Aquino es maestro de la cátedra de teología de París.

Escribe muchas obras que destacan por su profundidad, admirando a maestros y estudiantes por la claridad, la distinción, la sutileza y la verdad con que procedía en la explicación de tantas y tan distintas materias, como son de ver en los cuatro grandes libros que escribió sobre el Maestro de las Sentencias. Después de París, impartiría docencia en Roma y en Nápoles, dejando entre otras muchas obras la Suma Teológica. 

Finalmente, murió en la abadía de Fossanova el día siete de marzo de 1274 cuando iba de camino al concilio de Lyon. Fue canonizado el dieciocho de julio de 1323 por Juan XXII. San Pío V, el once de abril de 1567, lo declaró Doctor de la Iglesia. León XIII, el cuatro de agosto de 1880, lo proclamó patrón de todas las universidades y escuelas católicas.

 (Fuente: https://www.dominicos.org/quienes-somos/grandes-figuras/santos/santo-tomas-de-aquino/).

Oración de la novena

Oración a Santo Tomás de Aquino

Oh Dios que hiciste de santo Tomás de Aquino, un varón preclaro por su anhelo de santidad y por su dedicación a las ciencias sagradas; concédenos entender lo que él enseñó e imitar el ejemplo que nos dejó en su vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén

Ora desde ya con esta novena haciendo clic en "Oro"