Primer día: Penitencia y Reparación

Penitencia y Reparación

En 1917, durante las apariciones los tres pastorcitos soportaron muchos sufrimientos, no solo por la incomprensión de sus familias, por las críticas y dudas de la gente, por las burlas de sus compañeros, sino que también por la persecución de las autoridades civiles, quienes les infundieron miedo haciéndoles creer que si no admitían que estaban mintiendo, se quemarían en calderos de aceite caliente. 

Sin embargo, los tres pastorcitos estaban dispuestos a sufrir todos los martirios posibles antes que negar sus verdades.

Desde la primera aparición, los niños buscaban diferentes maneras para aumentar sus mortificaciones y así ofrecer sacrificios por la salvación de los pecadores.

Los tres pastorcitos rezaban constantemente por el Santo Padre y después de cada Rosario que rezaban, ofrecían tres Ave Marías por él. La Virgen María no dejaba de escuchar las ferviente súplicas de estos niños, respondiéndoles a menudo de manera visible durante sus apariciones.

Las Apariciones del Ángel de Fátima

A lo largo de 1916, antes de las apariciones de la Santísima Virgen y como preparación para ellas, los pastorcitos de Fátima tuvieron tres visiones de un ángel bajo la apariencia de un joven de unos 14 ó 15 años, transparente y de una gran belleza, envuelto en una luz “más blanca que la nieve”.

En la primera aparición, durante la primavera les dijo que era el Ángel de la Paz y les enseñó la siguiente oración: 

Oración de Reparación

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman.
¡Amén!


“Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas”.

Oración final

¡Oh, Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia! en Fátima nos manifestaste la ternura de tu Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Danos la gracia de un dolor sincero de los pecados cometidos, queremos reparar con obras de penitencia y mortificación las ofensas que hieren tu Corazón Inmaculado.

¡Amén!

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

44 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader