Letanías a San Judas Tadeo

San Judas es conocido como el Santo que intercede por las causas desesperadas y perdidas de cualquier tipo. Fue uno de los 12 apóstoles y hermano de Santiago, el menor. Generalmente se le llama Tadeo, para no ser confundido con Judas Iscariote, el cual traicionó a Jesús. Se dice que este maravilloso santo siempre responde a nuestras oraciones y súplicas.

Rezar las letanías a San Judas Tadeo

Rezar las letanías a San Judas Tadeo nos ayuda a aprender e incluso a memorizar algunas de las muchas virtudes de este santo, el cual estaba cerca de Jesús al ser crucificado. También estuvo apartado en el Cenáculo con los apóstoles y María, esperando recibir el Espíritu Santo el día de Pentecostés. Además de lo anterior, hizo milagros, expulsó demonios, evangelizó a muchos y murió como mártir.

Debemos saber que cuando dos o más personas rezan la letanía de San Judas en privado, la respuesta siempre es la segunda línea.

“Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Oh Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Oh Dios Hijo, redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Oh Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

San Judas, pariente de Jesús y María

(Ruega por nosotros).

San Judas, que viviendo en la tierra fuiste digno de ver a Jesús y María y de gozar de su compañía (Ruega por nosotros).

San Judas, elevado a la dignidad de apóstol 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que tuviste el honor de contemplar a tu divino Maestro humillarse a lavar tus pies 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que en la última cena recibiste la sagrada eucaristía de las manos de Jesús 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que después del profundo dolor que te causó la muerte de tu querido maestro, tuviste el consuelo de contemplarlo resucitado de entre los muertos y de asistir a su gloriosa ascensión 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que fuiste lleno del Espíritu Santo en el día de pentecostés 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que predicaste el evangelio en Persia 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que hiciste grandes milagros con el poder del Espíritu Santo 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que volviste a la salud de alma y cuerpo a un rey idólatra 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que hiciste callar a los demonios y confundiste sus oráculos 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que pronosticaste a un príncipe débil una paz honrosa con su poderoso enemigo 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que quitaste de las serpientes mortíferas el poder de dañar al hombre 

(Ruega por nosotros).

San Judas, que despreciando las amenazas de los impíos predicaste valerosamente la doctrina de Cristo

(Ruega por nosotros).

San Judas, que sufriste gloriosamente el martirio por amor a tu divino maestro 

(Ruega por nosotros).

¡Oh Apóstol Bendito confianza te invocamos!

¡Oh Apóstol Bendito confianza te invocamos!

¡Oh Apóstol Bendito confianza te invocamos!

¡Oh San Judas, esperanza del desesperado, ayúdame en mi aflicción!

¡Oh San Judas, esperanza del desesperado, ayúdame en mi aflicción!

¡Oh San Judas, esperanza del desesperado, ayúdame en mi aflicción!

Que por tu intercesión, así los sacerdotes como el pueblo fiel de la Iglesia reciban un celo ardiente por la fe de Jesucristo. 

(Te rogamos, óyenos).

Que defiendas al Soberano Pontífice y alcances la paz y la unidad a la Iglesia Santa. 

(Te rogamos, óyenos).

Que los paganos e incrédulos se conviertan a la verdadera fe. 

(Te rogamos, óyenos).

Que la fe, la esperanza y la caridad aumenten en nuestros corazones. 

(Te rogamos, óyenos).

Que nos veamos libres de todos los malos pensamientos y de todas las asechanzas del demonio. 

(Te rogamos, óyenos).

Que nos guardes de todo pecado y de toda ocasión de pecar. 

(Te rogamos, óyenos).

Que nos defiendas en la hora de la muerte contra la furia del demonio y de sus malvados espíritus. (Te rogamos, óyenos).

Ruega por nosotros, para que antes de la muerte expiemos todos nuestros pecados con sincero arrepentimiento y la recepción digna de los santos sacramentos.

Ruega por nosotros para que alcancemos un juicio favorable.

Ruega por nosotros para que seamos admitidos en la compañía de los bienaventurados para gozar de la presencia de Dios eternamente.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo. Perdónanos Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo. Óyenos, Señor.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo. Ten piedad de nosotros.

Ruega por nosotros, San Judas Tadeo.

Para que seamos dignos de las promesas de Jesucristo. Amén.”

¡Aprende más sobre los santos con Hozana!

Hozana tiene varios tipos de comunidades de oración que pueden satisfacer muchas de tus necesidades, dependiendo de la situación que estés atravesando. Por ejemplo, puedes unirte a la comunidad “la reflexión del día”, en la cual podrás leer el evangelio diariamente y orar al Señor. La idea es que, por medio de las sagradas escrituras, tengas un encuentro con Dios diariamente y experimentes su amor infinito. También puedes rezar a un santo y presentarle tus intenciones, pues ellos siempre están dispuestos a llevar tus oraciones al Señor. Además de esto, te invitamos a desarrollar tu vida de oración de la mano del Espíritu Santo, gracias a esta novena. Como lo ves, ¡tienes muchas opciones para elegir!, lo mejor de todo es que nunca estás solo cuando oras, pues como dijo Jesús: "donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos." (Mateo 18:20).