La trecena a San Antonio de Padua

Un trecena es una oración que se reza durante trece días. Es más común rezar novenas (oración durante nueve días) a los santos y a la Virgen María. Pero en la devoción a San Antonio de Padua, el número 13 adquiere un significado especial ya que corresponde al día de su muerte: 13 de junio de 1231.

¿Cómo rezar la trecena a San Antonio de Padua?

“He aquí la Cruz del Señor,
Huid, potestades enemigas:
El león de Judá, descendiente de David,
Ha vencido. ¡Aleluya!
San Antonio, glorioso siervo de Dios, reconocido por tus méritos y poderosos milagros, ayúdanos a encontrar las cosas perdidas; concédenos tu apoyo en la prueba; e ilumina nuestra alma en la búsqueda de la voluntad de Dios. Ayúdanos a encontrar la gracia que con el pecado destruimos y llévanos a la gloria prometida por el Salvador. Te lo rogamos por Cristo nuestro Señor. Amén."

Rezar un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria a Dios.

"Presentemos nuestras oraciones a Jesús para que, por la intercesión de San Antonio,  derrame su misericordia sobre nosotros".

Día 1: Doctor Evangélico
"San Antonio, fuiste proclamado Doctor de la Iglesia por tu profunda sabiduría como teólogo, por tu ejemplo de vida evangélica y por tu celo incomparable como apóstol del Evangelio. Obtén para nosotros del Señor una fe fuerte, una vida correcta, y haznos atentos a la enseñanza de la Iglesia, nuestra madre. Haz que nuestra vida sea consistente en la fe que profesamos".
Gloria al Padre...
Si se quiere,  se puede comenzar el primer día rezando las letanías de San Antonio.

Día 2: auxilio de los moribundos
"San Antonio, tú fuiste a la muerte cantando un himno a la Virgen y diciendo:" Veo a mi Señor". Te pedimos que nos asistas en el último día, que socorras a los que están en agonía e intercedas en nombre de las almas de nuestros familiares y amigos difuntos".
Gloria al Padre...

Día 3: artesano de  la paz
"San Antonio, tú fuiste toda tu vida un artesano de la paz. Ven en ayuda de las víctimas de la violencia, el terrorismo y la guerra. En un mundo como el nuestro, tan lleno de odio y sangre, seamos siempre testigos de la no violencia, la paz y la fraternidad humana".
Gloria al Padre...

Día 4: amigo de Cristo
"San Antonio, tú que venciste las tentaciones del demonio con el poder de la Cruz, haznos fuertes y obedientes para resistir al mal. Que contigo seamos verdaderos proclamadores del Evangelio".
Gloria al Padre...

Día 5: ayuda de los desventurados.
"San Antonio, tú que sanaste tantos enfermos y tantas heridas, concédenos la salvación del alma y el cuerpo. Intercede ante el Señor por la curación y la salud de todos los que han pedido la ayuda de nuestras oraciones, y ponnos en disposición de servir a los enfermos, a los ancianos y a los discapacitados".
Gloria al Padre...

Día 6: caminante de Dios
"San Antonio, tú que caminaste durante mucho tiempo por las carreteras de Francia e Italia para anunciar a todos el Reino de Dios. Sé el compañero de nuestra peregrinación terrenal. Protege a los viajeros, camioneros, conductores, de todos los peligros de este mundo, para que, paso a paso, puedan llegar al camino de la salvación".
Gloria al Padre...

Día 7: compañero fiel
"San Antonio, recurrimos a ti cuando perdemos pequeñas cosas y nos ayudas a encontrarlas de nuevo, para nuestra paz y nuestra alegría. Ayúdanos sobre todo a permanecer fieles en las grandes cosas. Haz que no perdamos nada de lo esencial y que primero busquemos lo mejor que Dios quiere para cada uno de nosotros".
Gloria al Padre...

Día 8: maestro espiritual
"San Antonio, gran maestro de la vida espiritual, líbranos de la presunción de poder vivir sin Dios. Ayúdanos a renovar nuestra vida según el espíritu del Evangelio y las Bienaventuranzas, a dar buen ejemplo y a hacer crecer espiritualmente a los que viven con nosotros".
Gloria al Padre...

Día 9: protector de los niños.
"San Antonio, cuyo corazón estaba lleno de amor y ternura por el Niño Jesús que llevabas en tus brazos, bendice a todas nuestras familias y bendice a nuestros hijos. Ayúdalos a crecer en sabiduría, en tamaño y en gracia, ante Dios y ante los hombres"
Gloria al Padre...

Día 10: reconciliador
"San Antonio, tú que, durante tu ministerio, guiaste y apoyaste a quienes llegaron a escuchar tu palabra, te convertiste en el siervo de la misericordia de Dios. Ayúdanos a reconocer nuestras faltas y a recibir humildemente el sacramento de penitencia que nos reconcilia con Dios y con nuestros hermanos, en un mismo amor."
Gloria al Padre...

Día 11: autor sagrado
"San Antonio, nos dejaste como obra escrita dos colecciones de" sermones ", para la instrucción y la edificación del pueblo cristiano. Te pedimos por aquellos que han recibido la vocación de enseñar. También te pedimos por los responsables de la prensa y de la información; que, conscientes de su responsabilidad,  busquen sinceramente la verdad y la comuniquen con plena caridad".
Gloria al Padre...

Día 12: defensor de los pobres.
"San Antonio, tú que, durante tu vida, siempre trabajaste por la liberación de los prisioneros y la defensa de los pobres, haz que permanezcamos atentos al mensaje de liberación del Evangelio y que vivamos en él, por nosotros mismos y por los demás. Danos el coraje de proteger a los débiles, a los humildes y a los pobres de las injusticias de los poderosos de este mundo".
Gloria al Padre...

Día 13: siervo de María
"San Antonio, puesto que serviste y glorificaste tan bien a la Virgen María en la tierra, intercede ante su corazón de madre, para que Ella siempre nos dé a Jesús, su hijo.  Y que siguiendo su consejo y tu ejemplo, seamos dóciles para hacer lo que nos diga".
Gloria al Padre...

¿Cuándo rezar la trecena (o la novena) a San Antonio de Padua?

Tradicionalmente, la trecena (o la novena) se reza los trece (o los nueve) días anteriores al aniversario de la muerte de San Antonio. Por lo que, la trecena comienza el 1 de junio y la novena el 5, y ambas terminan el 13 de junio. Este período de oración permite:
• Prepararse para la festividad del santo, sobre todo como parte de un rezo u oración colectiva,
Dar gracias a este santo, especialmente si gracias a su intercesión, Dios ha escuchado nuestras oraciones,
• Y también, para mantener, durante todo este período, una intención más específica. Hay otra forma de rezar al santo de Padua, que abarca varios días: se trata de los trece martes de San Antonio.

¿Por qué rezar la trecena a San Antonio de Padua?

Este monje franciscano, predicador, confesor y gran conocedor de las Escrituras y del alma humana, es un poderoso aliado en nuestras vidas y puede ayudarnos a acercarnos al Señor. Santo  taumaturgo, obrador de milagros, puede realizar milagros y obtenernos gracias divinas. Durante siglos, muchos cristianos le han confiado todos los días sus sufrimientos y sus esperanzas, especialmente las de encontrar el amor o de recuperar el que han perdido en el camino de la vida

Descubre novenas a diferentes santos en Hozana

Ven y comparte con los rezos de la Hozana períodos a través de diferentes novenas: