Felicidad en Cristo

”No es lo mismo vivir que vivir felizmente”. Reflexionaremos sobre la felicidad en nuestras vidas, y la fe como camino hacia ella.

De vez en cuando

”No es lo mismo vivir que vivir felizmente”. Reflexionaremos sobre la felicidad en nuestras vidas, y la fe como camino hacia ella.

Me gusta, invito a mis amigos

1 comparte

¿Por qué esta comunidad?

Hoy en día, el genuino deseo de felicidad ha dejado de ser nuestro motor de vida y en su lugar se ha instalado el deseo por lo material. Hemos olvidado que nuestra fe tiene el poder de traer felicidad y una felicidad que dura para siempre, que va de la mano con conocer a Cristo resucitado, a Dios padre que nos ama profundamente, y a María Madre que nos acompaña en cada uno de nuestros caminos. 

¿Qué te proponemos?

Trabajaremos la felicidad mes a mes a través de testimonios en formato de video de Razón en Cristo (REC) sobre vocación, felicidad en la enfermedad y en el trabajo. Estos testimonios nos muestran la  la importancia de la fe, de dar gracias a Dios y darse cuenta que, con Él, nada es imposible. 

¿Quiénes somos?

Razón en Cristo (REC) es un proyecto universitario que se dedica a recopilar y difundir testimonios de fe en busca de hacer de nuestra sociedad una mas humana, mas íntegra y mas comprometida.

Los invitamos a crecer en otros ámbitos su fe descubriendo todas nuestras comunidades en Hozana y todos nuestros testimonios en nuestra página web www.rec.cl.

Oración de la comunidad

Oración por la felicidad

Señor, hoy vengo ante Ti, me rindo a tus pies para que guíes mis pasos. Enséñame a recorrer tus caminos, no quiero vivir lejos de Ti, de tu amor, de tu abrazo consolador. Ven y cambia mi corazón, reconozco que en mucho te he fallado, pero tu amor puede levantarme, puede sanarme y puede transformarme. Ven y enséñame a amar, a entender que sólo en Ti, encontraré verdadera felicidad, que sólo Tú puedes cambiar mi vida y mostrarme lo que mejor me conviene. Deseo abrir la puerta de mi corazón a tu presencia renovadora, al manantial de gracias que derramas a través de tus sacramentos. Concédeme el don de la alegría. Sana las heridas de mi corazón que han sembrado miedo y dolor, para poder así actuar con todas las capacidades que me has regalado. Confío en tu amor. Tú eres el dueño de mi vida. Amén Por Qriswell J. Quero

Ora desde ya con esta comunidad haciendo clic en "Oro"