Oración a Santa Rita de Casia para casos imposibles y desesperados

Santa Rita de Casia es una santa de la Iglesia Católica, patrona de las causas imposibles y de los casos desesperados. También se suele asociar a Santa Rita con las parejas y el amor, así como con la sanidad de los enfermos. Además de lo anterior, también se le conoce y se le ora por sus intervenciones en situaciones difíciles.

Margarita Manchini, más conocida como Santa Rita, fue con su propia vida un ejemplo de gentileza, paciencia y esperanza en cada situación. Supo superar situaciones que parecían callejones sin salida gracias a sus cualidades, a su fe en Cristo y en el amor. Ella estaba enamorada de Jesús pero fue obligada a casarse, lo cual la llevó a sufrir en medio de conflictos y venganzas familiares. A pesar

de ello, siempre supo aguardar con esperanza y perdonar. Por esta razón, Dios la recompensó: hizo de ella una de las principales santas de la Iglesia Católica y Jesús le permitió compartir su sufrimiento junto con Él. A continuación encontrarán dos oraciones que se pueden dirigir a Santa Rita para pedir su poderosa intercesión cuando estamos desesperados.

Oración en situaciones difíciles o por causas imposibles

Bajo el peso del dolor, a ti, querida Santa Rita, yo recurro confiado en ser escuchado. Libera, te ruego, mi pobre corazón de las angustias que lo oprimen y devuelve la calma a mi espíritu, lleno de preocupaciones.

Tú que fuiste elegida por Dios como abogada de los casos más desesperados, obtén la gracia que ardientemente te pido (pedir la gracia que se desea).

Si mis culpas son un obstáculo para el cumplimiento de mis deseos, obtenme de Dios la gracia del arrepentimiento y del perdón mediante una sincera confesión.

No permitas que durante más tiempo yo derrame lágrimas de amargura.

Oh santa de la espina y de la rosa, premia mi gran esperanza en ti y en todas partes daré a conocer tu gran misericordia con las almas afligidas.

Oh, esposa de Jesús Crucificado, ayúdame a vivir bien y a morir bien.

Amén.”

Oración a Santa Rita, la patrona de los casos imposibles

Oh poderosa Santa Rita, llamada abogada de los casos desesperados, socorredora en la última esperanza, refugio y salvación en el dolor, que conduce al abismo del delito y de la desesperación: con toda la confianza en tu celestial poder, recurro a ti en el caso difícil e imprevisto que oprime dolorosamente mi corazón.

Dime, oh Santa Rita, ¿no me vas a ayudar tu?,

¿No me vas a consolar? ¿Vas a alejar tu mirada y tu piedad de mi corazón, tan sumamente atribulado?

¡Tú también sabes lo que es el martirio del corazón, tan sumamente atribulado!

Por las atroces penas, por las amargas lágrimas que santamente derramaste, ven en mi ayuda.

Habla, ruega, intercede por mí, que no me atrevo a hacerlo, al corazón de Dios, Padre de misericordia y fuente de toda consolación, y consígueme la gracia que deseo

(indíquese aquí la gracia deseada).

Presentada es seguro que me escuchará: y yo me valdré de este favor para mejorar mi vida y mis costumbres, para cantar en la tierra y en el cielo las misericordias divinas.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

¿Qué es una causa imposible o un caso desesperado?

¡Es una gran pregunta! Cada persona podrá definir, a su manera, el significado de una causa imposible o de un caso desesperado: demasiado sufrimiento, una situación que parece ser un callejón sin salida, etc. De hecho, es nuestro deber detenernos a mirar la situación con otra perspectiva y afrontarla con la ayuda de la oración, así como poner nuestras vidas en las manos de Dios y mantener nuestra confianza en Él!

Estas oraciones son sólo ejemplos de lo que podemos pedirle. Para que una oración sea bella, debe tener dos condiciones: venir de lo más profundo del corazón y ser rezada con fervor. Además de ello, no debemos olvidar el dar gracias a Dios por responder a nuestras oraciones y agradecer a Santa Rita por su intercesión ante el Señor.

¿Te sientes desesperado? ¡Ora al Señor con Hozana!

No importa las pruebas por las que pasemos, no olvidemos que el Señor es amor y misericordia y que Jesús vino a salvarnos. 

A continuación algunos consejos para entregarse a Él a través de la oración y encontrar la paz del alma:

  • Ora a Santa Rita: recibe cada día meditaciones y audios para orar a Santa Rita. De esta manera, podrás contemplar el ejemplo de Santa Rita quién sufrió los castigos de Cristo.

  • Presenta las dificultades de tu vida a la Virgen María desatanudos y pídele con confianza que te ayude a sortear los problemas de la vida terrenal y espiritual.

  • Entrégate a la misericordia divina y a través de esta oración di "Jesús, confío en ti".