Fidelidad - Hozana

Fidelidad

Fidelidad

Sábado de la 21ª semana del Tiempo Ordinario

EVANGELIO

Mt 25,14-30

Lectura del santo evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor. Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor." Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor." Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo." El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadle fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y rechinar de dientes."»


Palabra del Señor


Para orar: Los cristianos, siervos de Jesús, encargados de hacer fructificar sus dones para el desarrollo del Reino, hemos de rendir cuentas de tal gestión. La parábola de los talentos nos enseña a que con todo lo que el Señor nos ha dado, debemos abrirnos,  ser solidarios,  estar atentos al otro. Todo lo bueno que tenemos, en la vida, en la familia, en el trabajo, en la amistad, nos lo ha prestado Dios para que lo administremos en favor de los demás y para mejorar las estructuras sociales. El Reino es de Dios, que ha puesto en nuestras manos los bienes para extenderlo, pongamos todo nuestro ser al servicio del Reino.


Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

José Gutiérrez
place Seville, hace 1 año
Es verdad que el Señor nos da esos talentos necesarios y según nuestra capacidad dada por Él, y por miedo, por el que dirán, por holgazanería, pues no nos queremos complicar la vida, no los empleamos en favor de nuestros hermanos cercanos o alejados, en favor del Reino, en favor De Dios. Que el Espíritu Santo nos ayude, para lo cual debemos tener nuestra “casa” limpia.
Jose Portaz
place Somontín, hace 1 año
Amén