Facebook PixelDÍA PRIMERO: La Fe del Profeta San Elías - Hozana
Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote

Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote en NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL MONTE CARMELO

Publicación #1Publicada inicialmente el 8 de julio de 2019

DÍA PRIMERO: La Fe del Profeta San Elías

DÍA PRIMERO: La Fe del Profeta San Elías

+ Señal de la Cruz...

Acto de Contrición...

BREVE MEDITACIÓN

"Convocó, pues, Acab a todos los hijos de Israel y a todos los profetas al monte Carmel; y acercándose Elías a todo el pueblo, le dijo: « ¿Hasta cuándo habéis de estar vosotros claudicando de un lado y de otro? Si Yavé es Dios, seguidle a Él; y si lo es Baal, id tras él». El pueblo no respondió nada. Volvió a decir Elías al pueblo: «Sólo quedo yo de los profetas de Yavé, mientras que hay cuatrocientos cincuenta profetas de Baal. Que traigan bueyes para que escojan ellos uno, lo corten en pedazos y lo pongan sobre la leña, pero sin poner fuego debajo; yo prepararé otro sobre la leña, sin poner fuego debajo. Después invocad vosotros el nombre de vuestro dios y yo invocaré el nombre de Yavé. El Dios que respondiere con el fuego, ése sea Dios»; y todo el pueblo respondió: «Está muy bien».

Tomaron ellos el buey que les entregaron, aprestáronlo, y estuvieron invocando el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía... Pero no había voz ni quien respondiese... 

Pasado el mediodía, siguieron enfurecidos hasta la hora en que suele hacerse la ofrenda de la tarde; pero no hubo voz ni quien escuchase ni respondiese.

Entonces dijo Elías a todo el pueblo: «Acercaos». Y todo el pueblo se acercó a él. Preparó el altar de Yavé, que estaba en ruina; y tomando Elías doce piedras, según el número de las tribus de los hijos de Jacob, a quien había dicho Yavé: «Israel será tu nombre»,

Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, llegóse el profeta Elías y dijo: «Yavé, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel: que se sepa hoy que Tú eres Dios de Israel y que yo soy tu siervo, que todo esto hago por mandato tuyo. Respóndeme, Yavé; respóndeme, para que todo este pueblo conozca que tú, ¡oh Yavé! eres Dios y que Tú conviertes a Ti su corazón». Bajó entonces fuego de Yavé, que consumió el holocausto y la leña, las piedras y el polvo, y aún lamió las aguas que había en la zanja. Viendo esto el pueblo, cayeron todos sobre sus rostros y dijeron: « ¡Yavé es Dios, Yavé es Dios!»

Y dijo Elías: «Prended a los profetas de Baal, sin dejar que escape alguno». Apresáronlos ellos y Elías los llevó al torrente de Cisón, donde los degolló." (I Re XVIII, 20-24; 26; 29-31; 36-40).


Ya que, a varios de nosotros, Dios no nos ha concedido el Celo de San Elías, y si hiciéramos lo que él hizo, probablemente no sería, sino presunción y tentaríamos a Dios, entonces, pidamos humildemente un poco de la Fe de este Profeta, Padre de la Orden del Carmen, bajo cuya imitación, muchos ermitaños se reunieron en el siglo XII, para vivir en el Monte Carmelo.

90905-dia-primero-la-fe-del-profeta-san-elias

ORACIÓN A LA BEATÍSIMA VIRGEN DEL MONTE CARMELO


¡Oh piadosísima Virgen! Vos, que nueve siglos antes de existir fuisteis vista en profecía por el Siervo de Dios nuestro Padre San Elías, y venerada por sus hijos allá en el Carmelo. Vos, que en carne mortal os dignasteis visitarles y les dispensasteis celestiales consuelos. Vos, que vigiláis siempre por la virtuosa familia que tuvo por Superior a vuestro estimado hijo San Simón Stock, por padres y reformadores a la Seráfica Virgen y Mística Doctora Santa Teresa de Jesús y al Esclarecido y Extático San Juan de la Cruz, así como por una de sus dignísimas hijas a la ejemplar Esposa de Jesucristo Santa María Magdalena de Pazzi, vuestra devotísima sierva. Vos, que engalanasteis a dicha Orden con la estimable prenda del Santo Escapulario, y, en fin, Vos, que de tantas maneras habéis demostrado vuestro cariñoso amor a los carmelitas y sus allegados, recibid benévola mi corazón ardiente de fervoroso entusiasmo hacia la más pura de las criaturas y la más candorosa de las madres. No permitáis, Señora, que el león rugiente asuste mi espíritu en el camino de la perfección, y haced que logre arribar a salvamento en la gloria, como lo habéis alcanzado de vuestro Divino Jesús para los que, invocándoos con fe e imitando vuestras virtudes, murieron píamente con vuestra enseña. Amén.

Ave María (3 veces)


Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader