Testimionio misionero Fratel Fortunato Thanhäuser - Hozana

Testimionio misionero Fratel Fortunato Thanhäuser

Testimionio misionero Fratel Fortunato Thanhäuser

Fratel Fortunato Thanhäuser, O.H., (1918-2005), el “Padre de los pobres”

Bernhard Thanhäuser nació el 27 de febrero de 1918 en Berlín, el primero de tres hijos: después de la Gran Guerra, sus padres se mudaron a Silesia, donde su padre, que había luchado en el conflicto mundial, se convirtió en jefe de los forestales. Ingresó en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios a la edad de 17 años, el 27 de mayo de 1935, en la provincia de Silesia y fue destinado a Wroclaw, donde la Orden tenía un gran hospital. Bernhard fue admitido como novicio el 20 de septiembre de 1935, recibiendo el nombre religioso de hermano Fortunato, e hizo sus primeros votos el 21 de noviembre de 1936, antes de recibir formación como enfermero, y después como radiólogo y técnico de laboratorio. El religioso no llegaría a emitir sus votos perpetuos hasta el 21 de julio de 1946 debido a la Segunda Guerra Mundial: el provincial y sus consejeros fueron, de hecho, encarcelados por la policía secreta del régimen nazi en la fecha originalmente programada para su profesión. El hermano Fortunato fue maestro de novicios de 1953 a 1969 y delegado general de 1959 a 1964: tras la elevación de la delegación general al nivel de Viceprovincia, se convirtió en el primer viceprovincial, hasta 1968.


El hermano Fortunato soñaba desde hacía tiempo con extender la Orden a los países de la misión, especialmente a la India, convencido de que era la voluntad de Dios. Todavía era vice provincial de la provincia alemana, en Frankfurt, cuando el arzobispo de Changanachery, Mons. Mathew Kavukatt, le llamó desde Kattappana. La misión que se le encomendó era atender las necesidades sanitarias de las poblaciones más remotas de las montañas de Kerala. Allí abrió un dispensario y una comunidad, mientras comenzaba la construcción del hospital San Juan de Dios, hoy el hospital más grande e importante de la región, capaz de atender a una población de un millón de personas. El hermano Fortunato abrió también una escuela de enfermería, un orfanato, un hogar para ancianos, un hospital psiquiátrico y puso en marcha muchos otros servicios sociales para ayudar mejor a las personas, que pronto empezaron a llamarle “Padre de los pobres”.


El hermano Fortunato también fundó la congregación religiosa de las Hermanas de la Caridad de San Juan de Dios en Kattappana, el 8 de septiembre de 1977, con la tarea de trabajar junto a los Hermanos, de acuerdo con el carisma y la espiritualidad de San Juan de Dios, al servicio de los pobres, de los enfermos y de los necesitados. Hoy en día, la Congregación tiene cerca de un centenar de religiosas presentes no solo en India, sino también en Austria, Alemania e Italia.


El hermano Fortunato murió a la edad de 87 años, el 21 de noviembre de 2005, el día de la Presentación de la Virgen María, aniversario de sus primeros votos emitidos 69 años antes: fue declarado “Siervo de Dios” el 22 de noviembre de 2014 en Kattappana.

Je prends un instant pour méditer toutes ces choses dans mon cœur (cf Luc 2,19)

Que vos paroles soient toujours bienveillantes, qu’elles ne manquent pas de sel, vous saurez ainsi répondre à chacun comme il faut. Col 4 : 6