Facebook PixelTercer día: SERVICIO - Hozana
Sandra Nathalia

Sandra Nathalia en Novena a San José para solteros y casados

Publicación #3Publicada inicialmente el 13 de marzo de 2019

Tercer día: SERVICIO

Tercer día: SERVICIO

Tercer día: SERVICIO

Hoy rezaremos de manera especial por todos nuestros conocidos que tienen el rol de padre, de cabeza de familia, ¡Es tan importante que los padres sigan el ejemplo de San José! 

Oremos para que crezcan en santidad y gracia. Oremos para que cada día se transformen un poco más como San José, el esposo de María y el padre adoptivo de nuestro Redentor. 

No nos olvidemos de orar por las parejas que están luchando contra la infertilidad, por aquellos que sufran la viudez, y por todas las personas solteras que están buscando un compañero de vida. 

Guardián del Verbo encarnado, estoy convencido de que tus oraciones en mi nombre se escucharán con gracia ante el Trono de Dios. Prudentísimo San José, ¡Ruega por nosotros!

¡Amén! 


Meditación

San José fue un fiel cumplidor de todas sus obligaciones, y lo hizo con una gran valentía. A lo largo del evangelio podemos identificarlo obedeciendo incuestionablemente los mandamientos de Dios: viajando a Jerusalén para el censo; llevando a su familia a Egipto de forma segura, huyendo de la ira del rey Herodes; regresando a Nazaret; presentando a su hijo en el Templo para la circuncisión y para la Presentación formal.

No cabe la menor duda de que San José aceptó la responsabilidad de su vocación: fiel esposo y padre. Ofreció lo mejor que pudo para su familia, fuera donde fuera que estuvieran. 

Aunque los Evangelios cuentan muy pocos detalles sobre la vida de la Sagrada Familia en Nazaret, sabemos que eran personas modestas: cuando San José y María presentan a Jesús en el Templo, ofrecen dos tórtolas como sacrificio, una excepción hecha para las familias más pobres que no podía permitirse la oferta habitual de un cordero. 

Agradezcámosle a Dios por haber elegido San José para ser el padre adoptivo de su Divino Hijo. Con este fin, el Padre Celestial le dió un verdadero corazón paternal, un corazón lleno de amor y dispuesto al sacrificio. Con el esfuerzo de sus manos, San José ofreció protección al Divino Niño, le proporcionarle comida, ropa y casa.


Oración Final

¡Oh, benignísimo Jesús! así como consolaste a tu padre amado, San José, amado en la pobreza y desamparo de Belén, con tu nacimiento, y con los cánticos de los ángeles y visitas de los pastores, así también te suplicamos humildemente, por intercesión de San José, que nos concedas llevar con paciencia nuestra pobreza y desamparo en esta vida, y que alegres nuestro espíritu con tu presencia y tu gracia y la esperanza de la gloria. 

¡Amén!


  • ¡Jesús, José y María, les doy el corazón y el alma mía!
  • ¡Jesús, José y María, asístanme en mi última agonía!
  • ¡Jesús, José y María, a su lado descanse en paz el alma mía!


« Dios te Salve, José »

¡Dios te salve, José, esposo de María, lleno de gracia!  Jesús y su Madre están contigo: bendito tú eres entre todos los hombres y bendito es Jesús, el Hijo de María. San José, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. 

¡Amén!

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Publicado en

Publicaciones precedentes

Segundo día: DULZURA

Publicación #2Publicada inicialmente el 12 de marzo de 2019

Primer día: FORTALEZA

Publicación #1Publicada inicialmente el 10 de marzo de 2019

73 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader