Sexto día (Dic. 9): Los ojos. - Hozana

Sexto día (Dic. 9): Los ojos.

Sexto día (Dic. 9): Los ojos.

La imagen y sus misterios.

Acto de Contrición

Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. Propongo enmendarme y confesarme a tiempo, ofrezco cuanto se requiere para reparar mis pecados, y confío por vuestra bondad y misericordia infinita que me perdonaréis y me daréis gracia para nunca más pecar. Así lo espero por intercesión de mi Madre, Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe.

 ¡Amén!

 

4 Salves en memoria de las 4 apariciones de la Virgen Morena, la Guadalupana

 

Oración para todos los días

Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades. Así como apareciste en el Tepeyac y nos dijiste: "Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios", alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fe. Tú eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final. ¡Amén!

 

Sexto día

¡Oh, Santísima Virgen de Guadalupe! ¡Que bien dice a tu soberanía ese tapete que la luna forma a tus sagradas plantas! Invictamente pisaste las vanidades del mundo, y quedando superior a todo lo creado jamás padeciste el menguante de la más ligera imperfección: antes de tu primer instante estuviste llena de gracia.

Miserable de mí, Señora, que no sabiéndome mantener en los propósitos que hago, no tengo estabilidad en la virtud y solo soy constante en mis viciosas costumbres.

Duélete de mí, Madre amorosa y tierna; ya que soy como la luna en mi inconstancia, que yo sea como la luna que está a tus pies, firme siempre a tu devoción y amor, para no padecer los menguantes de la culpa. Haz que esté yo siempre a tus plantas por el amor y la devoción, y ya no temeré los menguantes del pecado sino que procuraré darme de lleno a mis obligaciones, detestando de corazón todo lo que sea ofensa para mi Dios.

¡Amén!

 

Madre generosa, te presento suplicante mi petición de ayuda.

Encomendar nuestros proyectos, nuestros temores y nuestras esperanzas a la Virgen Morena, Nuestra Señora de Guadalupe.

 

Padre Nuestro

Ave María

Gloria

 

Los ojos de la Virgen de Guadalupe. 

La imagen de los ojos que quedo estampada en la tilma de Juan Diego afianza la credibilidad de nuestra Virgen Morena, pues las figuras que aparecen dentro de los ojos serían casi imposibles de pintar por un artista, e incluso menos, tantos siglos atrás cuando las técnicas de pintura y pigmentación eran limitadas. El testimonio de su mirada sencilla conmueve a los fieles. De esta manera, la Virgen prueba que Ella está siempre viendo a sus hijos; por eso sus ojos no revelan a la Virgen dentro de la escena sino fuera de ella.

En 1929, Alfonso Marcué, un fotografo había notado unas aparentes imagenes en el ojo derecho de la imagen de la Virgen de Guadalupe. En 1951, un dibujante amplia una fotografía de la cara de la Virgen y nota las personas reflejadas en el ojo izquierdo y la misma imagen descbierta anteriormente en el ojo derecho de la Guadalupana. Las figuras de los ojos se descubrieron a finales de los años 70 gracias a los avances tecnológicos, mediante la digitalización de imágenes por computadora. 

 

Si la obra fue una pintura, ¿como se explica que haya de los dos lados las mismas trece figuras, cuando las personas no la verían ni tan de cerca, ni se fijarían en este detalle? – Enrique Alfaro, Guatemala


Las investigaciones han demostrado que los ojos de la Virgen de casi un centímetro muestran 13 figuras. Con la poca tecnología de esos días, incluso ahora es imposible reproducir casi en el mismo estilo las mismas figuras en cada ojo y con el cambio de perspectiva de cada ojo. Varios especialistas aseguran que en los ojos de la Virgen se ven reflejadas las siluetas de varias personas, el mismo fenómeno que se presenta en los ojos al mirar a los ojos de las personas que se tienen al frente y entonces uno se ve reflejado. También se afirma que en los ojos de la Virgen de Guadalupe se ve reflejado a Juan Diego. 

 

En sus pequeñísimos ojos, las pupilas de ambos ojos contienen las figuras de las personas que estuvieron a la hora que la tilma se abrió y cayeron las rosas. En el espacio de un cuarto de micrón, que es 1/4 parte de un millonésimo de milímetro, aparecen 13 figuras humanas de un lado y 12 del otro. Hasta el día de hoy no hay explicación al hecho que en un ojo de 7 milímetros, aparezcan tantas figuras humanas y tantos detalles. Se cree que se ve reflejada la escena en la que Juan Diego le muestra al obispo Fray Juan de Zumárraga y a los presentes la tilma con las rosas.

 

Entre los personajes identificados estan:

  • un indio sentado mirando hacia lo alto;
  • el perfil de un hombre barbado con facciones europeas y de gran edad, que se cree es el obispo;
  • una mujer joven con rasgos muy finos;
  • un hombre joven, que se cree sería Juan González, el traductor e intérprete del obispo;
  • una mujer de raza negra, que el obispo habría traído desde España para servirlo en México y a quien el prelado concedió la libertad antes de su fallecimiento;
  • Juan Diego

     

Y en el centro de la mirada de la Virgen, se identifica un grupo familiar indígena

  • una mujer de rostro indígena, que mira hacia abajo, con su bebé cargado en la espalda;
  • un hombre con sombrero;
  • dos infantes (niño y niña);
  • Un hombre y una mujer maduros que están de pie detrás de los demás;

     

El pequeñísimo diámetro de las córneas (de 7 y 8 mm) descarta la posibilidad de pintar las figuras en sus ojos; sobre todo si se tiene en cuenta el material tan burdo sobre el que está estampada la imagen. Otros científicos han estudiado los ojos de la imagen con herramientas de alta potencia y afirman que pueden apreciar profundidad de ojo cómo cuando examinan un ojo vivo.

 

Los ojos de la Virgen de Guadalupe dan la impresión de vitalidad. – Dr. Rafael Torija 

 

El mensaje había quedado oculto para cuando existiese la tecnología para poder descubrirlo. - Aste Tonsmann

 

Oración Final

Recuerda. ¡Oh, dulce Virgen de Guadalupe!, que en tus apariciones en el cerro del Tepeyac prometiste mostrar piedad y compasión a todos aquellos que, amandote y confiando en Tí, buscan tu ayuda y protección.

María, Madre de Jesús, escucha la oración de tu Iglesia hispana, un pueblo prometedor, comunidades sedientas de la Misericordia de Dios. Así como trajiste la fe por primera vez a estas tierras, y te has quedado con nosotros a través de tu admirable imagen, permanece con nosotros hasta la alegría de la Redención, y permitenos obtener las gracias que necesitamos. ¡Amén!

 

 

 

  

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6