Los Misterios Gozosos: La Presentación del Niño Jesús en el Templo

Los Misterios Gozosos: La Presentación del Niño Jesús en el Templo

Hoy, meditemos sobre el 4to misterio gozoso, el de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, y recibamos sus frutos de la pureza y la obediencia.

 

 

(..) Renunciar a uno mismo no es otra cosa que purgarse o purificarse. Y de aquí Nuestra Señora nos da un ejemplo admirable; porque el evangelista dice que, cuando los días de su purificación llegaron de acuerdo con la ley de Moisés, ella vino al Templo para purificarse y ofrecer a su hijo con dos palomas y dos tórtolas. (Lucas 2: 22-24)

Pero nuestra querida Dama y Señora no tenía necesidad de purificarse, como quien era más clara que el sol, más pura que la luna, más hermosa y resplandeciente que la aurora […]

Pero, ¿cómo pues podía tener necesita de purificarse, habiendo parido a su sagrado Hijo con más pureza que como la estrella produce su luz … lo que la hace aún más bella a nuestros ojos incluso con mayor intensidad.

Entonces vino Nuestra Gloriosa Señora y Nuestra Sagrada Dama, no para purificarse en sí misma, sino solo en la mente de muchos que, sin saber que estaba exenta de la ley, probablemente habrían murmurado si Ella no hubiera hecho como los demás. Y así es como nos da un gran ejemplo de humildad y obediencia, al someterse a la ley a la que no estaba obligada.

Sermón de San Francisco de Sales para el día de San Blas - Febrero 8, 1614 – IX, página 15

Oración por los sacerdotes

Señor, te encomendamos a todos los sacerdotes y

personas consagrados en tu Iglesia.

Te confiamos a las ovejas perdidas,

que se han entregado a actos vergonzosos:

Siembra en sus corazones un sincero arrepentimiento,

concédeles el valor para hacer todo lo que esté a su alcance

para que las víctimas obtengan justicia,

permíteles reparar semejante horror con un mayor bienestar.

También ponemos en tus manos a las autoridades eclesiásticas

que gestionan tales actos:

permíteles discernir la actitud correcta a seguir,

teniendo en cuenta el bien de las víctimas,

sus familias de la Iglesia y la sociedad.

Finalmente, te confiamos a los sacerdotes, obispos y

religiosos que son fieles servidores del Evangelio,

y cuya carga es muy pesada en estos días

cuando el clero es señalado con el dedo,

y que están sujetos a falsas acusaciones.

Con Maria, y San Miguel te lo pedimos en el nombre de Jesús.

¡Amén

Oremos

Un Padre Nuestro, 10 Ave María, y las oraciones a María y San Miguel haciendo clic en el botón de abajo "Oro"

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

6 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader

Llamado del Papa Francisco: este mes oremos el Santo Rosario