Facebook PixelEn el silencio de la oración - Hozana
Famille Franciscaine de France

Famille Franciscaine de France en ¡7 días con San Francisco de Asís!

Publicación #5Publicada inicialmente el 1 de octubre de 2018

En el silencio de la oración

San Francisco intercambiaba con su Señor interminables coloquios ; ahí rendía cuentas al Juez, suplicaba al Padre, se entretenía con el Amigo, jugaba con el Esposo : para componer una ofrenda múltiple con todas las fibras de su corazón, quería contemplar bajo múltiples aspectos a Aquél que es soberanamente simple y uno. No movía los labios ; a menudo sólo hablaba su alma ; parecía que había hecho pasar al interior de sí mismo todas sus facultades de atención para concentrarse sobre las realidades celestes. Cuando se concentraba de tal modo, con todo el ímpetu de su corazón, en morar “en la casa de Yahvé todos los días de su vida, la única gracia que pedía al Señor”, ya no era un hombre el que oraba, era la oración hecha hombre. 2nda Vida de San Francisco de Tomás de Celano

Meditación :

San Francisco, seducido por Dios, intentaba encontrarLo, contemplar el AMOR que es Dios, el Amor de un amigo, el Amor de un Esposo, de una Madre… Y San Francisco buscaba responder a ese amor, con todas sus capacidades para amar ofreciendo al Señor todo su ser, en una relación de infinita confianza.

San Francisco nos enseña así un camino de oración : tomar tiempo “gratuito” para Dios, estar ante Él, “reconocer que sólo Él es el Todopoderoso”, “alegrarnos de que Dios sea Dios”, girar hacia Él todo nuestro ser, escucharlo.

Esto puede ser “mirando” con los ojos de nuestro corazón una escena bíblica, repitiendo una palabra, una frase del Evangelio, de un salmo, de una oración que nos dice “quién es Dios”. Tomar este tiempo gratuito que “no sirve para nada” como no se cuenta el tiempo pasado con un amigo. Interesarnos primero por Él, por lo que Él es. No se trata primero de “hablar”, sino de estar ahí, disponibles, girados hacia Dios antes que hacia nosotros mismos, dispuestos a “dejarnos hacer por el Espíritu del Señor”, como les recomendaba San Francisco a sus hermanos. Y entonces, poco a poco, Dios podrá transformar nuestra vida, nuestra manera de ser, de actuar, de entrar en relación con los demás. Hermana Brigitte Pollet, Franciscana Oblata del Sagrado Corazón, Nantes.

Propósito para el día :

A lo largo de todo el día, cada vez que empiezo una nueva actividad, podría tomar el tiempo de echar un ojo hacia el Señor para confiársela. Pedid y recibiréis.

Intención :

Señor, concédenos perseverar en la oración, sobre todo cuando nos parece árida y que nos sentimos secos ante Ti, entonces es cuando encuentra en Ti toda su fecundidad. Señor, en este día te pedimos particularmente por todos los que no rezan jamás.

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Publicado en

Publicaciones precedentes

Una semana para subir por la escala con San Francisco de Asís

Publicación #1Publicada inicialmente el 21 de septiembre de 2018

La nota fundamental : un Dios pobre

Publicación #2Publicada inicialmente el 27 de septiembre de 2018

De la amargura a la dulzura : primer vuelco

Publicación #3Publicada inicialmente el 27 de septiembre de 2018

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader