Facebook PixelEl himno a la alegría de San Francisco - Hozana
Famille Franciscaine de France

Famille Franciscaine de France en ¡7 días con San Francisco de Asís!

Publicación #4Publicada inicialmente el 28 de septiembre de 2018

El himno a la alegría de San Francisco

Fray León, con gran admiración, le preguntó y le dijo: “Padre, te ruego de parte de Dios que me digas dónde está la alegría perfecta”. Y San Francisco le contestó : “Cuando lleguemos a Santa María de los Ángeles, así de empapados por la lluvia y helados por el frío y cubiertos de barro y hambrientos, y llamemos a la puerta del convento y el portero venga enfadado y diga : “Quién sois?” y le digamos : “Somos dos de vuestros hermanos”, y él diga : “No dicen la verdad ; son al contrario dos maleantes que van engañando a la gente y robando las limosnas de los pobres, fuera de aquí”. Los Fioretti de San Francisco

Meditación

Cuando evocamos la alegría en San Francisco de Asís, nos conformamos generalmente con la imagen típica : la de un San Francisco danzando y alabando a Dios. Esta imagen no es falsa, pero corre el riesgo de dejar de lado lo que el mismo San Francisco llama : la verdadera alegría. Esta alegría verdadera es fruto de un combate : precisamente el que hace que el corazón del que la posee sea impenetrable al espíritu del mal. De hecho, la ascesis no está ausente de la alegría franciscana. Ésta puede ir hasta acoger la contradicción e incluso la hostilidad, en el caso ilustrado por los Fioretti sobre las desgracias de San Francisco y Fray León, expulsados con estrépito, sin hablar de la humillación sufrida a causa de este rechazo. En el extracto de la “verdadera alegría” del que se inspiran los Fioretti, se trata incluso de un rechazo de San Francisco por la propia Orden : “¡somos tantos y tales que ya no te necesitamos!”. Cuál es el objetivo de la alegría que propone San Francisco : no es, a buen recaudo, sentirse contento al ser humillado y rechazado, sino más bien no dejarse ahogar por las pruebas. Al contrario, se trata de enfrentarlas con realismo sin perder la paz interior ni la exterior. De ahí el lema franciscano : “¡Paz y alegría!”

Fray Bernard Cerles, franciscano conventual -Tarbes

 

Propósito para el día :

Toda su vida, sean cuales sean las dificultades encontradas, San Francisco conserva una alegría y una paz profundas. Y yo, hoy, ¿sabré mantenerme tranquilo en toda circunstancia? Conseguiré ofrecer una sonrisa a cada persona que el Señor ponga en mi camino, no una sonrisa de fachada, sino una sonrisa de corazón. La sonrisa aleja todo mal humor, tentación de cólera o de desesperanza, pacifica al que la ofrece y al que la recibe.

 

Intención :

Señor, te pedimos por todos los que están entristecidos por la separación o la pérdida de un ser querido, abre los corazones de los que los rodean para que reciban una palabra de esperanza.

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

Publicado en

Publicaciones precedentes

Una semana para subir por la escala con San Francisco de Asís

Publicación #1Publicada inicialmente el 21 de septiembre de 2018

La nota fundamental : un Dios pobre

Publicación #2Publicada inicialmente el 27 de septiembre de 2018

De la amargura a la dulzura : primer vuelco

Publicación #3Publicada inicialmente el 27 de septiembre de 2018

Comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader