Día 2: ¡contémplalo!

Día 2: ¡contémplalo!

¡Contémplalo!


¡Nosotros también estamos llamados a encontrar en la oración nuestra capacidad para irradiar la Luz de Dios! 


 

Leamos juntos el Salmo del día:

Salmo 34: 5, 7, 9-10, 18-19

Busqué al Señor: Él me respondió y me libró de todos mis temores. [...]
Este pobre hombre invocó al Señor:
Él lo escuchó y los salvó de sus angustias. [...]
¡Gusten y vean que bueno es el Señor!
¡Felices los que en Él se refugian!
Teman al Señor, todos sus santos,
porque nada faltará a los que lo temen. [...]
Cuando ellos claman, el Señor los escucha
y los libra de todas sus angustias.
El Señor está cerca del que sufre
y salva a los que están abatidos.


 Meditación del Salmo 34:

Dios quiere que le adoremos; la adoración es nuestra manera de reconocer y aceptar que Dios es digno nuestro servicio y fidelidad. En la adoración a Dios involucramos todo nuestro ser: espíritu, alma y cuerpo. 


Se debe adorar a Dios en todo tiempo, sin importar las circunstancias: pobreza, enfermedad, dolor u otra situación. 


La triste realidad del mundo actual es que nuestros paises y nuestras comunidades estan afectadas por grandes crisis económicas y sociales. Actualmente experiementamos conflictos sociales, hambrunas, enfermedades, e incluso guerras que atemorizan nuestras comunidades. Cuando confiamos enteramente en Dios, disfrutamos anticipadamente de una victoria segura. Si las comunidades afectadas por la misfortuna actual solamente buscaran la protección y guía de Dios, el temor desaparecería y habrían bendiciones para todos. ¡Solamente Dios tiene la respuesta para los problemas del mundo! Para ser bendecido por Dios, se requiere que nuestra reverencia ante Él sea permanente. El temor a Dios  no es el terror ante lo inevitable, sino una actitud de respeto hacia nuestro Dios, bueno, Santo y Todopoderoso.

 

La clave está en buscar a Dios dentro de cada realidad, situación o circunstancia de la vida, incluso en aquellos momentos más trémulos y vacíos de la propia existencia; puesto que la verdadera pobreza humana no reside en los bienes materiales, sino en los dones del Espíritu.
– Papa Francisco



 Leamos juntos la Reflexión de la vida de Santa Clara de Asís:

La mirada de santa Clara permaneció hasta el final fija en el Hijo de Dios, cuyos misterios contemplaba sin cesar. En particular, se entregaba a la meditación de la Pasión, contemplando el misterio de Cristo, que desde lo alto de la cruz la llamaba y la atraía.


Esta comunión plena con el misterio de Cristo la introdujo en la experiencia de la inhabitación trinitaria, en la que el alma toma cada vez mayor conciencia de que Dios mora en ella:  


"Mientras los cielos, con todas las otras cosas creadas, no pueden contener a su Creador, en cambio el alma fiel, y sólo ella, es su morada y su trono, y ello solamente por efecto de la caridad, de la que carecen los impíos."

Tercera carta a Inés de Praga, 22-23


Hay que saltar siglos en la historia de la mística cristiana para hallar experiencias similares y expresiones de tan profunda y novedosa espiritualidad

Debemos entender que la vida y obra de Santa Clara de Asís es testimonio de un ¡evangelio viviente! 


Santa Clara es maestra para quienes optan por el itinerario contemplativo de la clausura; Santa Clara se anticipa a las doctoras de la experiencia mística; y su humildad para enseñar no fue ningún obstaculo, para que ser nombrada patrona del mundo de la televisión, pues el cielo le concedió ver y oír a distancia, desde su lecho, las funciones de la Navidad que los hermanos menores celebraban en la basílica de la Colina del Paraíso.



Y ahora reflexionemos en esta pista de meditación:

De hecho el biógrafo de Santa Clara de Asís nos dice que  "uno podía sentir, por repetidos indicios, la fuerza que sacaba del fuego de su ardiente oración, y la dulzura que sentía al frecuentar la bondad de Dios." Después de rezar regresaba llena de alegría: "la luz que había venido a llenar su alma se irradiaba exteriormente a través de su cuerpo."

Santa Clara encontraba continuamente un nuevo sabor en los misterios celestiales. Así es como, en el torbellino perpetuo de los acontecimientos terrenales, se aferraba al único poder inquebrantable.

Su ejemplo silencioso estimulaba a sus hermanas a amar la alabanza de Dios. ¡No hay sitio para la tibieza ni la pereza cuando se trata de la oración y del servicio a Dios!



Hoy, 2 de agosto, celebramos el día la Virgen María bajo la apelación “Santa María de los Ángeles y de la Porciúncula.” A 5 km de Asís, Italia, se encuentra la pequeña capilla de la Porciúncula, donde San Francisco fundó la Orden de los Frailes Menores y donde vivió con sus primeros hermanos. Dos años más tarde, Clara de Favarones de Offreduccio, recibió allí el hábito religioso de manos de San Francisco, dando inicio a la Orden de las Damas Pobres - Clarisas.


Allí también fue donde murió San Francisco y donde se guardan algunas de sus reliquias, tales como:


el cordón de su hábito;

las rosas sin espinas, fruto del milagro cuando el Santo se tiró sobre ellas para rechazar una tentación;

la capilla de las lágrimas donde San Francisco rezaba por la Pasión de Cristo y por los pecadores ... recordando las palabras del Señor: "a menos que hagan penitencia, todos perecerán."


 

Recemos la oración del día


Señor, HOY, Tú nos hablas, y deseas manifestarnos Tu Voluntad, comunicarnos Tu Luz.
Enséñanos a escucharte en el silencio, a reconocer Tu voz, a guardar Tu Palabra, a cumplir Tu Voluntad.
¡Haz de nuestra oración un fuego ardiente que nos llene de Tu dulzura, de Tu bondad, de Tu luz y de Tu alegría!
¡Y así podremos irradiar Tu Presencia y Tu Amor en todos aquellos que gracias a tus bendiciones encontraremos hoy! ¡Que la luz de tu Rostro respladezca en nosotros!



Hoy te sugerimos:

En “el torbellino perpetuo de los acontecimientos terrenales”, ¿qué medios busco para facilitar el encuentro cotidiano con el Señor, en comunión con Santa Clara de Asís y todos los demás orantes, durante estos días?

¿dónde? ¿cuándo? ¿cuánto?

¿Medito la Palabra de Dios y el ejemplo de Santa Clara en la mañana?

¿Aprendo de memoria el versículo del Salmo?

¿Lo repito a menudo durate el día?

¿Vuelvo a leer la meditación por la noche, y reflexiono de cómo ha influenciado en mi vida?...


  ¡Pidamos a Santa Clara la gracia de irradiar como Ella la Misericordiosa Bondad de Dios, en nuestro rinconcito de vida cotidiana!



Clara es la mirada limpia del evangelio; sus ojos fueron hechos para no perderse entre tantas cosas de la tierra.

 

 


Aprendamos como Santa Clara, a tener confianza en la Divina Providencia, que nunca nos abandona y a aceptar serenamente su Divina Voluntad.



 

 

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

1 comentario

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader

¡Con Santa Clara avanzo en mi camino de VIDA!