Día 1: ¡Dios es Alegría!

Día 1: ¡Dios es Alegría!

¡Dios es Alegría!


¡San Francisco y Santa Clara de Asís nos dan ejemplo para vivir con felicidad todas las circunstancias que se nos presenten!


Leamos juntos el Salmo del día:


Salmo 119: 9-14

"¿Cómo un joven llevará una vida honesta?
Cumpliendo tus palabras.
Yo te busco de todo corazón:
no permitas que me aparte de tus mandamientos.
Conservo tu palabra en mi corazón,
para no pecar contra ti.
Tú eres bendito, Señor:
enséñame tus preceptos.
Yo proclamo con mis labios
todos los juicios de tu boca.
Me alegro de cumplir tus prescripciones,
más que de todas las riquezas."


 Meditación del Salmo 119:

El Salmo 119 es el más extenso de la Biblia. Tiene 176 versículos y en su mayoría constituye una alabanza a la Palabra de Dios. Como dijo nuestro Papa Emérito Benedicto XVI en noviembre del 2011, «... es una celebración de la belleza de la Palabra de Dios.»


Este Salmo fue escrito como un acróstico que comienza cada estrofa con una de las veintidos (22) letras del alfabeto hebreo. El versículo 9 corresponde a la letra Bet, que significa "casa" y alude a la santidad en la tierra.


El Papa Emérito Benedicto XV agregó ".. la ley de Dios que es centro de la existencia, requiere una escucha obediente, pero no servil, sino filial, confiada y responsable. La escucha de la Palabra es el encuentro personal con el Señor de la vida y el cumplimiento de la Ley es seguir a Jesús"

De ahí que el Salmo 119 nos oriente hacia el Evangelio, la Palabra, que hay que custodiar en lo más profundo del ser, meditándola y amándola, como hizo la Virgen María que ‘custodiaba, meditándolas en su corazón' las palabras y los eventos maravillosos a través de los cuales Dios se revelaba, pidiendo el consenso de su fe.»


 El Señor y su Palabra: es nuestra ‘tierra', donde debemos vivir en comunión y alegría.
– Benedicto XVI



 Leamos juntos la Reflexión de la vida de Santa Clara de Asís

Clara y sus primeras compañeras, con el espíritu de la perfecta alegría franciscana, afrontan todas  las pruebas no sólo con paciencia y valentía, sino también con alegría. «No temíamos ninguna pobreza, fatiga, tribulación, humillación y desprecio del mundo, porque, al contrario, considerábamos todo eso como una delicia.»


El ejemplo de Jesús debe ser el que nos motive a vivir con entusiasmo y alegría nuestra entrega. Él nos muestra el camino cuando dice: «Nadie me quita la vida, yo mismo la doy» (Juan 19:17).  


En Clara podemos ver la disponibilidad, el enfrentamiento y la decisión radical de ser coherente hasta las últimas consecuencias. Ella vivió intensamente el encuentro con un Dios vivo y comunicativo, que siempre exige más. Clara fue adquiriendo gradualmente una gran lucidez interior gracias a la cual sabía de dónde venía y a dónde iba, y cuál era el camino que tenía que recorrer. 


Santa Clara dirige a cada uno de nosotros las palabras que le escribio a Inés de Praga: 


" Recuerda [...] tu propósito, viendo siempre tu punto de partida, reten lo que tengas, hagas lo que hagas, jamás lo dejes. Con andar apresurado, con paso ligero, sin que tropiecen tus pies, para que tus pasos no recojan siquiera el polvo, segura, gozosa y alegre, recorre con prudencia el camino de la felicidad."

-Segunda carta a Santa Inés de Praga 3-14, 17-23


"¡Dichosa tú, a quien se concede gozar de este sagrado convite, para poder unirte con todas las fibras de tu corazón a Aquel, cuya belleza es la admiración incansable de los escuadrones bienaventurados del cielo"

-Cuarta carta a Inés de Praga, 9-10.


Que estas palabras de Santa Clara de Asís sean un aliciente en las dificultades de nuestra vida, para seguir adelante con gozo y alegría y muchísima fe en Jesús.



Y ahora reflexionemos en esta pista de meditación:

Hoy que comenzamos juntos este recorrido, agradezcamos y oremos por los que nos han transmitido las enseñanzas de Santa Clara de Asís hasta nuestros días, en especial a las hermanas Clarisas que hace unos años han colaborado en la creación de este ¡Camino de Vida! y quienes nos ofrecen tres palabras claves:


Comunion

¡Deseamos, pues, que este tiempo nos dé frutos de comunión y de paz, sea que sea donde estemos en el mundo! ¡Y que nos ayude a cada uno de nosotros a “avanzar con Santa Clara en nuestro ¡Camino de VIDA”!


Sencillez

Esta novena es muy sencilla (¡como Santa Clara!). Animemonos a tomar en serio esta sencillez, como lo decía el Fraile Eloi Leclerc : “¡Hay que volver a la sencillez del Evangelio, y tomarse en serio esa sencillez!”

El Señor no nos pide cosas complicadas; ¡pero nos pide que le amemos “con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todo nuestro espíritu”, y que “amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos”!  ¡Entonces, pongamos en eso todo nuestro empeño!


 Disponibilidad

Creemos que a través de la sencillez de esta propuesta, el Espíritu del Señor nos trazará nuestro propio camino :

¡meditemos profundamente un extracto del Salmo del día, enfoquémonos en un aspecto de la vida de Santa Clara y dejémonos guiar por su ejemplo; ¡elijamos una pista concreta y tratemos de ponerla en práctica! ¡Nada más, ni nada menos! Vivamos esto profundamente, y ¡dejémonos transformar por Aquel que quiere hacernos totalmente VIVOS!



Recemos la oración del día

Alabanzas al Dios Altísimo

Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas.
Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres Altísimo.
Tú eres Rey omnipotente.
Tú eres Padre santo, Rey del cielo y de la tierra.
Tú eres Trino y Uno, Señor Dios de los dioses.
Tú eres el Bien, todo el Bien, el sumo Bien, Señor Dios vivo y verdadero.
Tú eres Amor, tú eres Caridad.
Tú eres Sabiduría, tú eres Humildad, tú eres Paciencia.
Tú eres belleza, tú eres Seguridad, tú eres Paz.
Tú eres Gozo y Alegría, tú eres nuestra Esperanza.
Tú eres Justicia, tú eres Templanza, tú eres toda nuestra Riqueza.
Tú eres Belleza, tú eres Mansedumbre.
Tú eres Protector, tú eres nuestro Custodio y Defensor.
Tú eres Fortaleza, tú eres Refugio.
Tú eres nuestra Esperanza, tú eres nuestra Fe.
Tú eres Caridad, tú eres nuestra Dulzura.
Tú eres nuestra Vida eterna, grande y admirable Señor,
Dios Omnipotente, misericordioso Salvador.

- Alabanza a Dios escrita por San Francisco de Asís



Hoy te sugerimos:

«... Lo que hagas, hazlo bien; nunca des marcha atrás. Al contrario, date prisa y corre con paso ligero por el camino de la felicidad.»

 – Santa Clara de Asís



Dios no solo es feliz: ¡Él es ALEGRÍA!   


Y, ¿por qué no escribes tus propias alabanzas al Señor? "Eres una alegría, eres ..."



 

 

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

3 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader

¡Con Santa Clara avanzo en mi camino de VIDA!