Un vacío en Palorinya

Un vacío en Palorinya

Palorinya es un campo de refugiados sursudaneses que se encuentra en el norte de Uganda. Allí viven alrededor de 126.000 personas. Las condiciones de vida son muy difíciles, sin electricidad ni instalaciones habitacionales adecuadas y es solo gracias a la ayuda alimentaria de Naciones Unidas que la gente logra sobrevivir.

Hasta allí se trasladó una comunidad de misioneros combonianos, venidos también desde Sudán del Sur, para acompañar, escuchar y dar esperanza a estas personas. En poco tiempo crearon nueve capillas en diferentes puntos del campo para celebrar con la gente al Dios de la vida.

Uno de aquellos misioneros era el P. Jesús Aranda, cuya muerte acaecida el pasado 4 de noviembre lamentamos profundamente. Tenía 68 años. Sin saber muy bien cómo, atrapó el coronavirus y falleció a los pocos días en el hospital de Lacor, Uganda.

Entre la gente de Palorinya su fallecimiento ha dejado un gran vacío. Aquel misionero entusiasta y siempre sonriente ya no les visitará más.

Por intercesión de san Daniel Comboni oramos por el eterno descanso del misionero Jesús Aranda, servidor fiel del Evangelio, y pedimos que su ejemplo de entrega pueda suscitar nuevas vocaciones misioneras.

Tomo un minuto para meditar todas estas cosas en mi corazón (Lucas, 2:19)

3 comentarios

"Que sus conversaciones sean siempre agradables y oportunas, a fin de que sepan responder a cada uno como es debido". Colosenses 4:6

loader

Familia Comboniana